Honduras: Renta Mundial vs Renta Territorial

Escrito por:

Armando Manzanares

 

Como sucede con todos los temas relacionados con tributos, la diferencia entre renta mundial y renta territorial parece terreno de expertos, vedado al resto de las personas. Sin embargo, se trata de un tema bastante sencillo: Renta territorial, significa que un Estado decide imponer tributos a sus habitantes y solamente dentro su territorio; en cambio, renta mundial significa que un Estado decide imponer tributos a sus habitantes por todas las rentas que estos produzcan, sin importar si estos ingresos se causan dentro o fuera de su territorio.

 

Históricamente, la renta mundial la han establecido los imperios que imponen tributos a sus colonias y a todos aquellos a los que les otorgan su nacionalidad. Un imperio sin renta mundial puede estar en graves problemas tributarios, debido a la dudosa posesión de territorios extranjeros y al estatus nacional de sus habitantes. Esta no es la única razón para imponer la renta mundial, por ejemplo, los Estados Unidos de Norteamérica han impuesto a sus ciudadanos un sistema de renta mundial y lo han justificado diciendo que sus ciudadanos cuentan con una verdadera póliza de seguros por la protección que les otorga su país fuera de sus fronteras y el derecho que ostentan a retornar cuando quieran, con todos sus derechos intactos.

 

Es importante señalar que la renta territorial es la regla y que la renta mundial es una excepción. Esto debido a que la renta mundial exhibe el grave problema de la doble tributación.  Si un Estado decide imponer tributos sobre los ingresos que un ciudadano obtiene en su territorio y en cualquier territorio extranjero, debe tener presente que los territorios extranjeros estarán regidos por gobiernos que también cobran tributos, en tal sentido, el ciudadano pagará tributos en su país, pero también pagará tributos en el extranjero. Evidentemente, la renta mundial no es un mecanismo para obtener más ingresos ni para evitar la defraudación fiscal, se trata de un mecanismo para gravar a los ciudadanos por sus ingresos fuera del territorio.

 

Para resolver el problema de la doble tributación, los países que imponen renta mundial se ven obligados a diseñar mecanismos, como por ejemplo, el de reconocer el impuesto pagado en el otro territorio mediante un crédito. Si el impuesto es menor en el otro país, se pagará un pequeño saldo en el país de renta mundial, si el impuesto es mayor en el otro país, no se pagará nada en el país renta mundial; de esta forma no habrá doble tributación y el ciudadano pagaría con mayor justicia.

 

En el año 2017, con la entrada en vigencia del Código Tributario, Honduras cambió su sistema de renta mundial a renta territorial. Debe decirse, con toda claridad, que el sistema de renta mundial hondureño era totalmente injusto y violatorio de los derechos tributarios de equidad, proporcionalidad y capacidad contributiva, debido a que no tenía implementado un mecanismo para evitar la doble tributación. Los escasos contribuyentes que a través de la historia fueron objeto de esta imposición, sufrieron el pago doble de tributos. También debe decirse que era un sistema completamente inefectivo, por la falta de mecanismos de implementación que tuvieron como corolario que muy pocas personas pagaran esos impuestos dobles.

 

La doble tributación no existe en la renta territorial, por lo que el sistema que actualmente se encuentra en vigencia es mucho más sencillo y justo. Si se implementara nuevamente un sistema de renta mundial debería tenerse el cuidado de establecer un mecanismo que evite la doble tributación. Adicionalmente, habría que ponderar si vale la pena restablecer el sistema anterior, cuando las empresas hondureñas que invierten en el extranjero pueden ser contadas con los dedos de una mano. No se debe caer en la trampa de pensar que la renta mundial es para los ricos, es un sistema para todos. Por ejemplo, las personas que mudan su residencia al extranjero deben notificarlo a las Autoridades Tributarias, si no lo hacen se exponen a sanciones, pero principalmente a ser considerados todavía residentes. Nuestros compatriotas que han tenido que emigrar de Honduras hacia otros países, con toda seguridad no han notificado su cambio de residencia, en consecuencia, en un sistema de renta mundial estarían sujetos a impuestos en Honduras a pesar de pagar impuestos en el extranjero.

Ir arriba