Recomendaciones prácticas en preparación a un proceso de fusión por absorción en la República de Guatemala

Escrito por:

María Fernanda Morales

 

El Código de Comercio de Guatemala regula por medio de su articulo 256, las formas en que las entidades mercantiles pueden entablar un proceso de fusión, siendo una de ellas la conocida fusión por absorción, en donde una sociedad absorbe a una o varias, resultando la disolución de estas últimas.

 

Asimismo, los artículos subsiguientes, regulan en esencia el trámite registral que se debe ejecutar para lograr la inscripción de dicha fusión ante el Registro Mercantil General de la República, proceso que no se pretender abarcar íntegramente en el presente artículo.

 

Previo a que una o varias entidades mercantiles tomen los acuerdos de fusión por absorción que nuestra legislación regula para el efecto, es importante realizar las siguientes consideraciones:

 

  1. Cerciorarse que las entidades a fusionarse cuenten con administradores con capacidades suficientes y representación legal para comparecer a los actos y procedimiento registral necesario. En Guatemala, existen aún muchas entidades mercantiles que actúan por medio de Gerentes Generales o Gerentes para determinados asuntos, quienes, en su mayoría, no cuentan con las facultades requeridas para el efecto.
  1. Realizar un inventario sobre los acreedores de las entidades a fusionarse, para que, con ello, se prevea cualquier situación a dilucidar con los mismos, idealmente previo a la toma del acuerdo de fusión.
  1. Realizar una evaluación de la conformación del capital de las entidades a fusionarse. Es decir, es necesario que se verifique que el capital que consta en documentos corporativos, tales como: Escritura Constitutiva, modificaciones, registro de accionistas y títulos acciones, coincida con la información que consta en los Estados Financieros de la entidad, sobre todo con el último Balance General rendido por las entidades.
  1. Realizar una debida diligencia en materia accionaria y capital respecto al historial de avisos de emisión de acciones presentados por las entidades a fusionarse ante el Registro Mercantil General de la República.

Respecto a este punto, me permito desarrollar más a detalle a continuación:

 

a. El numeral 8 del artículo 338 del Código de Comercio regula la obligación de registro de la emisión de acciones y de otros títulos que entrañen obligaciones para las sociedades mercantiles, expresando su serie, valor y monto de la emisión, sus intereses, primas y amortizaciones y todas las circunstancias que garanticen los derechos de los tenedores.

b. Por muchos años, el Registro Mercantil General de la República procedió a la inscripción de los avisos de emisión de acciones de una forma bastante sencilla y sin mayor revisión al detalle de la información presentada por medio de los ya conocidos formularios habilitados para el efecto. Sin embargo, es muy frecuente que dichos avisos contengan errores de forma o de fondo, siendo estos últimos un verdadero inconveniente de subsanar hoy en día.

c. Los errores a los que hago mención se relacionan a lo siguiente: cantidad de acciones pagadas, valor nominal, el cual muchas veces por error se consigna con números que no corresponden, valor total de la emisión, capital resultante, derechos preferentes, tipos o clase de acciones, etc.

d. Los errores incurridos por parte de las entidades emisoras de las acciones o por parte del Registro Mercantil General al momento de inscribirlos, representan inconveniente dentro de un proceso de fusión por absorción, ya que al existir un descuadre entre los avisos de emisión de acciones y el Balance General de la entidad, por lo que, la inscripción registral no procederá hasta que ello sea subsanado por parte de las entidades relacionadas.

e. El método de subsanación de errores en avisos de emisión de acciones ha cambiado sustancialmente en los últimos cinco años, aproximadamente. Las entidades mercantiles que hayan presentado información inexacta deben comparecer ante juez competente, por medio de incidente a requerir la cancelación o rectificación de la información en la mayoría de los casos, salvo aquellos que a criterio del Registrador Mercantil puedan ser subsanados ante sus instancias.

 

  1. Después de haber transcurrido el período de oposición de dos meses que el Código de Comercio regula para este proceso, salvo que el mismo pueda omitirse por obtener aprobación de todos los acreedores de las entidades a fusionarse, es importante que la redacción de la Escritura de Fusión por Absorción cuente con la redacción adecuada respecto a cómo quedará integrado la capital post fusión. Es frecuente, que se cometan errores en este punto, por no existir claridad en dicha cláusula por lo que se recomienda revisarlo antes a formalizar la Escritura Pública ante Notario.
  1. Importante considerar en la Escritura de Fusión si la entidad sobreviviente tiene o no necesidad de ampliar su capital autorizado o si mantendrá el efecto jurídico que resulta en la sumatoria de sus capitales, lo cual debe constar claramente en el instrumento público.
  1. Respecto a las empresas mercantiles propiedad de las entidades a fusionarse, es importante determinar con el negocio si las mismas continuaran la operación una vez la entidad absorbida pierda su personalidad jurídica o si existe interés de ser trasladadas a la entidad sobreviviente, ello requerirá gestiones de cambio de propietario como una actividad post fusión.
  1. Respecto a los activos de la entidad absorbida, se recomienda realizar un mapeo pre-fusión para determinar que activos estarán sujetos a actualizaciones registrales una vez el proceso registral haya concluido.
  1. En materia contractual, es recomendable que las entidades a fusionarse realicen un exhaustivo estudio sobre todos aquellos contratos que deberán modificarse para reflejar que la entidad sobreviviente será la nueva titular de los derechos u obligaciones que ellos generen, ya que dichas gestiones deberán ejecutarse post fusión. De igual manera, se recomienda realizar el mapeo o inventario para los casos administrativos o judiciales activos de las entidades relacionadas.

Es así como el proceso de fusión por absorción requiere una serie de detalles a tomar en cuenta, previo a que los accionistas procedan a tomar los acuerdos de fusión por los medios que la legislación local regula para el efecto.

 

Para más información sobre procesos de fusión en la República de Guatemala, por favor contactar a: Maria Fernanda Morales Porres, asociada senior del área Corporativa: fmorales@consortiumlegal.com

Ir arriba