Nicaragua: El salario: Su protección legal y deducciones permitidas

Escrito por: 

Bertha X. Ortega

 

Siendo el salario, en muchísimos casos, el único ingreso del cual depende la supervivencia del trabajador y su familia, este no puede ser dejado ni a criterio del empleador ni considerado un crédito más en contra de aquel, es por ello por lo que en todas las legislaciones laborales se han ocupado de establecer medidas de protección a los ingresos que el trabajador percibe como contraprestación de sus servicios, igualmente, el convenio 95 de la OIT ratificado por Nicaragua se ocupa del tema.

 

Esta protección viene dada, entre otras, en relación con el propio empleador y con respecto a acreedores del trabajador.

 

  1. Protección frente al empleador

a. Salario mínimo. La existencia de un salario mínimo por sector económico es la manifestación más importante de la actual intervención del Estado en materia de cuantía salarial. Sobre ese aspecto es importante señalar que, si el trabajador solo percibe un salario base, éste no puede ser menor que el mínimo; pero si el trabajador percibe además del salario base otros ingresos tales como incentivos, comisiones, la suma de todos estos ingresos no puede ser inferior al mínimo, es decir, el salario ordinario constituido por todos los ingresos mensuales del trabajador es el que no puede ser menor que el salario mínimo. Sentencia del Tribunal Nacional Laboral de Apelaciones 625/2015. Veintiuno de septiembre del dos mil quince. Las nueve y cuarenta y cinco de la mañana.

 

b. Momento de pago: La legislación laboral deja a criterio de las partes fijar el momento del pago sin embargo ha establecido que no podrá ser mayor de una semana para obreros, de quince días para empleados (conservando una distinción obsoleta) y a los trabajadores asistentes del hogar podrá pagárseles mensualmente. No obstante, las fracciones de tiempo establecidas anteriormente muchos empleadores pagan mensualmente sin que por ello se considere que están en abierta violación a la normativa laboral.

 

  1. Protección frente a los acreedores del trabajador

 

a. Inembargabilidad del salario mínimo

 

Al integrase el crédito salarial  en el patrimonio del trabajador, esta sometido en principio a la regla generales de la ejecución de los créditos que sus acreedores pudieran tener en contra de dicho trabajador él ( Bancos, financieras, microfinancieras, casas comerciales etc), en razón de  ello, la Constitución, la Ley de Salario Mínimo y el Código del Trabajo establecen que el salario mínimo  es inembargable, excepto para protección de la familia considerándose éste como un crédito super privilegiado en atención al bien que protege.

Nuestra legislación no tiene regulación, como sí lo tienen otras, de cuánto es el porcentaje que puede embargarse si el trabajador devenga un salario mayor al mínimo. En estos casos, excepto en los temas de familia que el legislador estableció los porcentajes mínimos y máximos a fijar como alimentos, los jueces ejecutores deciden los porcentajes a embargar en los asuntos que no son de familia.

 

b. El empleador como acreedor del trabajador

 

El empleador puede también ser acreedor del trabajador, por adelantos de salario, préstamos, bienes que le fueron confiados al trabajador y que daña o no devuelve al concluir la relación laboral, incumplimiento de permanencia en el trabajo derivado de un convenio de beca etc.

 

b.1 Deducciones justificadas y/o pactadas

 

En este caso, si bien el artículo 88 del CT establece que del salario serán hechas las deducciones legales correspondientes, siendo éstas la cotización del INSS y la retención del impuesto sobre la renta, si es posible que el empleador realice otras, si estas deducciones están justificadas y/o pactadas, ya sea en el contrato de trabajo, los convenios o reglamentos internos.

 

El Tribunal Nacional Laboral de Apelaciones (TNLA) ha producido abundante jurisprudencia en las que ha quedado plasmado estos criterios.

 

“…Este Tribunal en lo particular ha establecido que una deducción se muestra con naturaleza laboral cuando: la deducción practicada no sucede de forma unilateral y deliberada en contra de las prestaciones del trabajador, sino al contrario, debe estar encasillada o referida a incumplimientos del trabajador en el desempeño de su trabajo y más específicamente a la falta de cumplimiento de sus obligaciones contenidas en el Arto. 18 C.T., transgresiones que deben ser acreditadas por la parte empleadora con todos los medios posibles…” Sentencia 145/2020 de las 10:35 am del cinco de marzo del año dos mil veinte.

 

b.2 Deducciones para discutirse en juicio por préstamos y/o daños

 

Sobre otras deducciones que no son las señaladas en sentencia anterior, el TNLA, también ha sentado el criterio siguiente “…observamos que la parte demandada pretende sea deducida de la Liquidación Final el monto … en concepto de mano de obra y repuestos de motocicleta que estuvo asignada al actor. Así las cosas, considera este Tribunal que, como punto de partida para reclamar tal adeudo en vía judicial, el empleador debía plantear dicho debate a través de una reconvención, al tenor del Arto. 82.2 de la Ley N° 815… cuya reconvención era necesaria como punto de partida para debatir la procedencia o improcedencia de la deducción…de manera que no es posible entrar a determinar la legalidad o ilegalidad de la misma…” Sentencia 422/2020. Nueve de julio del año dos mil veinte. Las nueve y diez de la mañana.

 

Tomando en consideración la opinión de la máxima autoridad judicial laboral en el país sobre el tema de las deducciones es muy importante que la posibilidad de efectuar las mismas quede debidamente documentadas en el contrato de trabajo y en el reglamento interno sobre todo en aquellos casos donde el trabajador tiene bajo su responsabilidad el manejo de activos del empleador y/o  si la deuda es de otra naturaleza se efectué la debida contrademanda para determinar la legalidad o ilegalidad de dicha deducción..

Ir arriba