Nicaragua: Donaciones a Personas Jurídicas Sin Fines de Lucro y deducibilidad del gasto

La normativa tributaria vigente, permite la deducibilidad del gasto a los contribuyentes que realicen transferencias a título gratuito o donaciones en beneficio de terceros siempre y cuando se cumplan con requisitos fiscales que vamos a explicar a continuación.

 

La donación es un negocio jurídico en virtud del cual una persona (donante) dispone de una cosa de su patrimonio a favor de otra (donatario) a título gratuito. Se requiere para su perfección no sólo el animus donandi en el donante, es decir, la liberalidad, sino también la aceptación del donatario.

 

Para efectos de determinar si la donación podrá ser deducible, es importante identificar a los potenciales donatarios. Las Personas Jurídicas Sin Fines De Lucro legalmente autorizadas y las instituciones del Estado son consideradas como sujetos exentos de rentas actividades económicas por disposición del artículo 32 de la Ley de Concertación Tributaria que señala lo siguiente:

 

“Se encuentran exentos del pago del IR de actividades económicas, sin perjuicio de las condiciones para sujetos exentos reguladas en el artículo 33 de la presente Ley, los sujetos siguientes:

    1. Las Universidades y los Centros de Educación Técnica Superior, de conformidad con el artículo 125 de la Constitución Política de la República de Nicaragua, así como los centros de educación técnica vocacional;
    2. Los Poderes de Estado, ministerios, municipalidades, consejos y gobiernos regionales y autónomos, entes autónomos y descentralizados y demás organismos estatales, en cuanto a sus rentas provenientes de sus actividades de autoridad o de derecho público;
    3. Las iglesias, denominaciones, confesiones y fundaciones religiosas que tengan personalidad jurídica, en cuanto a sus rentas provenientes de actividades y bienes destinadas exclusivamente a fines religiosos;
    4. Las instituciones artísticas, científicas, educativas y culturales, sindicatos de trabajadores, partidos políticos, Cruz Roja Nicaragüense, Cuerpos de Bomberos, instituciones de beneficencia y de asistencia social, comunidades indígenas, asociaciones civiles sin fines de lucro, fundaciones, federaciones y confederaciones, que tengan personalidad jurídica;
    5. Las sociedades cooperativas legalmente constituidas que obtengan rentas brutas anuales menores o iguales a sesenta millones de córdobas (C$60,000,000.00); y
    6. Las representaciones diplomáticas, siempre que exista reciprocidad, así como las misiones y organismos internacionales.

 

El artículo 33 de la LCT, establece algunas condiciones que regulan el alcance y requisitos para la aplicación de la exención:

 

  1. La exención se entiende sin perjuicio de la obligación de efectuar las retenciones correspondientes. Además, señala que los Contribuyentes que paguen a personas o empresas exentas, deberán informar mensualmente a la Administración Tributaria los montos pagados y las retenciones no efectuadas.
  2. Cuando los sujetos exentos realicen habitualmente actividades remuneradas que impliquen competencia en el mercado de bienes y servicios, la renta proveniente de tales actividades no estará exenta del pago de impuestos.
  3. La exención no implica que a los sujetos no se les efectúe fiscalización por parte de la Administración Tributaria.
  4. Las demás obligaciones tributarias que pudieran corresponderles con respecto al impuesto, tales como: inscribirse, presentar la declaración, efectuar retenciones, suministrar información sobre sus actividades con terceros y cualquier otra que se determine en el Código Tributario, deben cumplirse.

 

El artículo 39 de la Ley de Concertación Tributaria permite que los contribuyentes gocen del beneficio fiscal de la deducibilidad de los costos y gastos causados, generales, necesarios y normales para producir la renta gravable y para conservar su existencia y mantenimiento, siempre que dichos costos y gastos estén registrados y respaldados por sus comprobantes correspondientes. Entre los cuales, hemos identificado como deducibles de la renta bruta, los costos y gastos referidos a transmisiones a títulos gratuitos o donaciones, según se explica a continuación:

 

“Hasta el equivalente a un diez por ciento (10%) de la renta neta calculada antes de este gasto, por transferencias a título gratuito o donaciones, efectuadas a favor de:

 

    1. El Estado, sus instituciones y los municipios;
    2. La Cruz Roja Nicaragüense y los Cuerpos de Bomberos;
    3. Instituciones de beneficencia y asistencia social, artísticas, científicas, educativas, culturales, religiosas y gremiales de profesionales, sindicales y empresariales, a las que se le haya otorgado personalidad jurídica sin fines de lucro;
    4. Las personales naturales o jurídicas dedicadas a la investigación, fomento y conservación del ambiente;
    5. El Instituto contra el Alcoholismo y Drogadicción, creado mediante Ley No. 370, Ley Creadora del Instituto contra el Alcoholismo y Drogadicción, publicada en La Gaceta, Diario Oficial, No. 23 del 1 febrero de 2001; y
    6. Campañas de recolecta nacional para mitigar daños ocasionados por desastres naturales, siniestros y apoyo a instituciones humanitarias sin fines de lucro.”

 

No obstante, a partir de las reformas fiscales implementadas en marzo de 2019, también se reglamentó el numeral 16 del artículo 39 LCT, mediante el artículo 29 numeral 13 del Reglamento de la Ley de Concertación Tributaria que establece los requisitos fiscales:

 

“En relación con el numeral 16, el gasto que no exceda el diez por ciento (10%), será deducible cuando el contribuyente donante haya obtenido renta neta positiva, siendo necesario soportar el recibo extendido por las entidades donatarias:

 

En el caso de las donaciones a instituciones de beneficencia y de asistencia social, artística, científicas, educativas, culturales, deportivas, religiosas y gremiales de profesionales, sindicales y empresariales, con personalidad jurídica sin fines de lucro, para tener derecho a la deducción referida en el párrafo anterior, se requerirá además de lo establecido, los documentos siguientes:

 

    1. Fotocopia con certificación notarial del ejemplar de La Gaceta donde se publicó el otorgamiento de la personalidad Jurídica.
    2. Constancia actualizada de MIGOB de que han cumplido con los requisitos que establece la Ley General de Personas Jurídicas sin Fines de lucro. (…)”

 

Por tanto, cumplidos los requisitos señalados, el gasto por donaciones es deducible para efectos del cálculo de impuesto sobre la renta del donante.

 

Respecto del donatario, hacemos una precisión final. En las donaciones, el donante sufre una pérdida o disminución de su patrimonio, y por el contrario, el donatario incrementa su patrimonio; sin embargo, para efectos fiscales aclaramos que en el caso particular de las donaciones a favor de Personas Jurídicas Sin Fines De Lucro sucede una variante, ya que para estos contribuyentes (donatarios) no se aplican las reglas de ganancias de capital por el incremento patrimonial que genera la donación, sino que al ser considerado como parte de su  objeto el recibir donaciones, éstas forman parte su actividad económica en tanto sean destinadas a sus fines constitutivos, y tienen por tanto el tratamiento de rentas por actividades económicas.

 

En este sentido, concluimos que recibir donaciones, sean en dinero o especie, y para el cumplimiento de sus objetivos para la cual fueron constituidas, no debe interpretarse que se genera un aumento o incremento patrimonial o que sea confundido como una Ganancia de Capital, sino que constituirá parte de su actividad económica, que según lo antes indicado en el citado artículo 32 de la LCT están exentos del pago de IR.

 

Sin embargo, también advertimos que si el donante o el donatario, no garantizan el cumplimiento de los requisitos fiscales que les corresponden para realizar las transmisiones a título gratuitos o donaciones según lo indicado tanto en el artículo 39 numeral 16 LCT y el artículo 29 numeral 13 del Reglamento de la LCT, no serán permitidas, y por consiguiente quedarían sujetas a las reglas correspondientes de la ganancia de capital, sujetas a las retenciones definitivas del 15%.

Ir arriba