Honduras: Decreto 33-2020 Ley de Auxilio al sector productivo y a los trabajadores ante los efectos de la pandemia provocada por el COVID-19

Objetivo:

Las medidas fiscales y tributarias aprobadas por el gobierno, tiene por objeto adoptar medidas y acciones orientadas a garantizar la estabilidad en los puestos de trabajo, así como la sostenibilidad productiva de las empresas a raíz del impacto economico de la pandemia COVID-19 en el país

Aspectos Clave de las Medidas Tributarias

A continuación se resumen las medidas tributarias aprobadas por el gobierno hondureño en el marco de la emergencia por la epidemia del COVID-19:

I – Conceder prórroga a los Obligados Tributarios categorizados como pequeños y medianos contribuyentes y a las personas naturales y profesionales independientes en la obligación de presentación y pago, (sin multas e intereses) de las declaraciones siguientes:

  • Obligación de declaración y pago del Impuesto Sobre la Renta (ISR) Aportación solidaria y Activo Neto
  • Contribución del Sector Social de la Economía
  • Impuesto Específico de Renta Único Sobre Arriendo o Alquiler de Viviendas o Edificios de Apartamentos
  • Contribución Especial Sobre los Excedentes de Operación que obtengan las Universidades Privadas, Escuelas e Institutos de Enseñanza Preescolar, Primaria y Media
  • Contribución Social del Sector Cooperativo

Todas correspondientes al periodo fiscal 2019, de las cuales, tanto su obligación formal como material, deberan cumplirse a mas tardar el treinta (30) de junio de 2020.

Se exceptúa de la prórroga al Impuesto Específico de Renta Único Sobre Arriendo o Alquiler de Viviendas o Edificios de Apartamentos establecida en el párrafo anterior, los ingresos de alquileres derivados de propiedad horizontal, por lo que, estas deberán cumplirse a más tardar el treinta (30) de abril del año 2020.

Explicación: Como se puede apreciar, los grandes contribuyentes no se encuentran incluidos en esta prórroga. La prórroga es tanto para presentar la declaración como para pagar el impuesto. Conforme a lo estipulado en el artículo 59  del Código Tributario, la Administración Tributaria mediante Acuerdo Ejecutivo, en coordinación con la Administración Aduanera, debe determinar la categoria de obligados tributarios; En tales acuerdos, debe publicar todos los criterios utilizados para la categorización, la que deberá realizar y publicar al menos cada dos años.

 La declaración y pago del Impuesto Específico de Renta Único Sobre Arriendo o Alquiler de Viviendas o Edificios de Apartamentos se producirá a más tardar el treinta (30) de abril del año 2020. Los grandes contribuyentes deberán declarar y pagar el Impuesto Sobre la Renta correspondiente al ejercicio fiscal 2019, el 30 de Abril de 2020.

II– Los Obligados Tributarios categorizados como pequeños y medianos contribuyentes, podrán gozar de un descuento del 8.5% en el Impuesto Sobre la Renta a pagar del período fiscal 2019, si realizan la presentación de la declaración y el pago de este a más tardar el treinta (30) de abril de 2020.

 III – Las cuotas de los Pagos a Cuenta del Impuesto Sobre la Renta correspondientes al período fiscal 2020, deben calcularse sobre el setenta y cinco por ciento (75%) del monto del impuesto Sobre la Renta determinado en el período fiscal 2019, y las fechas de pago de las tres primeras cuotas se prorrogan de la siguiente forma:

  1. Primera cuota, hasta el 31 de agosto de 2020
  2. Segunda cuota, hasta el 31 de octubre de 2020
  3. Tercera cuota, hasta el 31 diciembre de 2020

Explicación: No se menciona solo a pequeños y medianos contribuyentes, así que podría incluir a todos los obligados tributarios. El cálculo sobre el 75% del impuesto pagado en el ejercicio anterior, es para efectos de automaticidad en los sistemas del Servicio de Administración de Rentas. Sin embargo, siempre existe la posibilidad de pedir la modificación de pagos a cuenta, de conformidad con lo que establece el artículo 34 parrafó 6to de la Ley del Impuesto Sobre la Renta que dice: “ La Dirección podrá rectificar las cuotas de los pago a cuenta cuando los contribuyentes lo soliciten y demuestren a satisfacción de aquélla, que la base del cálculo está influenciada por ingresos extraordinarios o bien cuando se prevean pérdidas para el período gravable en curso”  

IV – Prorrogar el plazo para la presentación de la Declaración Jurada Informativa Anual de Precios de Transferencia del ejercicio fiscal 2019, la cual deberá ser presentada a más tardar el 31 de Julio del año 2020.

 Explicación: Al igual que con la prorroga de los pagos a cuenta, esta medida no distingue entre grandes, medianos y pequeños contribuyentes, por lo que se entiende que es un beneficio que aplica a todos los Obligados Tributarios.

V – Se declaran inhábiles todos los días calendario por el período en el que transcurra la declaratoria de emergencia originada por el COVID-19, exceptuando de esta disposición y sus efectos, los días o plazos necesarios únicamente para darle cumplimiento a las obligaciones de pago y presentación de las declaraciones con vencimiento el 30 de Abril (Renta para grandes contribuyentes y quienes quieran acogerse al beneficio del descuento), 30 de juno (Renta pequeños y medianos contribuyentes) pagos a cuenta y el 31 de julio del año 2020 (Declaración Informativa de Precios de Transferencia).

Explicación: Cabe destacar, que de conformidad con el artículo 14 numeral 8 del Código Tributario, aquellos días que la Ley mandare que no laboren las oficinas públicas, así como aquellos días en que, por circunstancias excepcionales y notorias, se imposibilite el acceso a las oficinas de la Administración Tributaria, son inhábiles.

Las obligaciones detalladas en los numerales I al IV como ser la presentación de la Declaración del Impuesto Sobre la Renta, Activo Neto, Aportación Solidaria, Alquileres, Contribución del Sector Social de la Economía, que vencen el 30 de junio, así como las prórrogas aprobadas para el vencimiento de los pagos a cuenta,  y la prorroga en la presentación de la Declaración Informativa de Precios de Transferencia, por ahora no están comprendidas dentro del periodo de emergencia, pero en el eventual caso de que el periodo de emergencia se llegase a extender al punto de abarcar las referidas obligaciones tributarias, éstas deberán pagarse y presentarse en las fechas designadas en este Decreto. La regla contenida el citado artículo 14 no será aplicable.

VI – A los obligados tributarios que conserven a todos sus empleados dentro del plazo iniciado desde la declaración de estado de emergencia surgido por el COVID-19 hasta diciembre del año 2020, respetando el pago de salarios y derechos laborales, y que no hubieren realizado suspensión ni terminación de contratos de trabajo, les será reconocido una deducción especial adicional de su renta bruta equivalente a un 10 % calculado sobre el pago de sueldos y salarios realizado en los meses que dure el estado de emergencia decretado, misma que podrá ser contabilizada como gasto deducible adicional para efectos del Impuesto Sobre la Renta en el periodo fiscal 2020. Este beneficio se perderá en los casos en que el empleador de por terminado o suspenda contratos de trabajo.

Explicación: Se trata de un gasto deducible adicional para el periodo fiscal 2020 que consiste en un 10% sobre el pago de sueldos y salarios realizado en los meses que dure el estado de emergencia decretado. El beneficio será más o menos importante en la medida de la duración del estado de emergencia.

VII – Se prorrogan los plazos para la presentación de las declaraciones y el pago del Impuesto Sobre Ventas correspondientes a los meses afectos a la emergencia decretada por el COVID-19, a todos los obligados tributarios que no hayan tenido operaciones dentro del mismo plazo de la emergencia antes indicada, mismas que deberán ser presentadas a más tardar dentro de los diez (10) días hábiles siguientes a la finalización del estado de emergencia.

Explicación: Se trata de pequeños y medianos contribuyentes que no hayan tenido operaciones durante al emergencia. No queda claro el caso de personas que operaron parcialmente o por días dentro de la emergencia.

Se exceptúan de lo anterior aquellos obligados tributarios que mantengan operaciones, por lo que la obligación de declaración y pago del Impuesto Sobre la Venta, se mantiene según la legislación aplicable.

Explicación: De confromidad con el artículo 11 del Lay del Impuesto sobre ventas, el plazo para presentar la declaración es dentro del primeros 10 días calendario del mes siguiente en el que se hubiese efectuado el recaudo y en atención al Código Tributario artículo 14 si el plazo llegase a caer en día inhábil, se presentará y pagará al siguiente día hábil.

NOTA –El Decreto 33-2020 entró en vigencia en fecha 3 de abril de 2020.

Ir arriba