Guatemala: Uso de firmas y documentos electrónicos para el registro de patentes, modelos de utilidad y procesos de diseños industriales en Guatemala

Escrito por:

Nicole Montenegro

 

Debido al COVID-19 y a la forma en que las relaciones interpersonales habituales cambiaron casi de la noche a la mañana, nos hemos visto obligados a evolucionar y desarrollar nuevas herramientas y procedimientos utilizando, principalmente, la tecnología.

 

Las firmas y documentos electrónicos están regulados en Guatemala desde 2008 por la Ley para el Reconocimiento de las Comunicaciones y Firmas Electrónicas (Decreto 47-2008), sin embargo, no se utilizan con frecuencia en los procesos de propiedad intelectual. De conformidad con esta ley, no se negarán los efectos jurídicos por la única razón de que el documento haya sido emitido y firmado electrónicamente. 

 

Nuestra legislación clasifica dos tipos de firmas electrónicas: las firmas electrónicas, conocidas en la doctrina como firmas electrónicas estándar y las firmas electrónicas avanzadas. La firma electrónica estándar es la que se adjunta a una comunicación electrónica y se utiliza para identificar al firmante. Por otro lado, la firma electrónica avanzada es una firma electrónica que debe cumplir los siguientes requisitos:

 

  • Está vinculada al firmante de manera única.
  • Permite la identificación del firmante.
  • Se crea utilizando medios que el firmante puede mantener bajo su control.
  • Está vinculada a los datos del firmante, de tal manera que cualquier cambio posterior es detectable.

La principal diferencia entre ambos tipos de firmas es la identificación del firmante. En una firma electrónica estándar no existe un requisito formal ni un patrón para identificarlo, mientras que en una firma electrónica avanzada, el firmante tiene que cumplir los requisitos mencionados anteriormente y tiene que ser registrada o validada por una de las instituciones autorizadas de Guatemala.

 

A diferencia de otros países, la Oficina de Patentes y Marcas de Guatemala no dispone de un sistema electrónico de presentación de solicitudes y, aunque nuestra legislación lo permite, nunca antes han tenido un caso con documentos electrónicos. Por lo tanto, cada solicitud y documento se presenta físicamente y deben ser firmados físicamente.

 

Dadas las circunstancias actuales, a la mayoría de las personas les resultará más fácil y conveniente utilizar firmas electrónicas, por ejemplo, en los documentos de cesión de patentes. Aunque no es una práctica común, de acuerdo con nuestra ley, es permitido y por lo tanto debe ser aceptado por el Registro.

 

El artículo 39 de la Ley para el Reconocimiento de las Comunicaciones y Firmas Electrónicas permite que los documentos y firmas electrónicas emitidas en el extranjero produzcan efectos jurídicos en Guatemala.

 

“Al determinar si un certificado o una firma electrónica producen efectos jurídicos, o en qué medida los producen, no se tomará en consideración:

 

a) Lugar en que se haya expedido el certificado o en que se haya creado o utilizado la firma electrónica; ni,

b) El lugar en que se encuentre el establecimiento del expedidor o del firmante. […]”

 

Es importante tener en cuenta que al momento de solicitar una patente, si el documento de cesión se presenta electrónicamente, el único documento que debe ser enviado a Guatemala legalizado y apostillado es el Poder. El Poder tiene que ser registrado antes de presentarlo en el Registro de Propiedad Intelectual y, debido a que la inscripción es un proceso notarial, no puede ser enviado electrónicamente. 

 

Dada la enorme importancia de las patentes y cómo el mundo sigue evolucionando, es necesario que el Registro de la Propiedad Intelectual de Guatemala se mantenga al día con la tecnología. Al convertir la presentación de documentos de cesión firmados electrónicamente en una práctica común, habremos dado un enorme paso hacia el logro de un Registro de Propiedad Intelectual más tecnológico.

Ir arriba