Guatemala: La importancia del ordenamiento, administración y sucesión del patrimonio familiar.

Escrito por:

Alfredo Rodríguez y Cristina Rodríguez

 

1. Introducción.

 

El patrimonio lo constituyen todos los bienes y derechos que pertenecen a una persona.  Los bienes pueden tener un contenido diverso y los mismos requieren de orden y administración para su potencial transferencia.

 

La transferencia del patrimonio, parcial o total, puede ocurrir en vida o por causa de muerte.  El propietario decidirá si la transferencia se hará a título oneroso o a título gratuito, así como los términos y condiciones bajo los cuales hará dicha transferencia.

 

La planificación patrimonial, es precisamente el proceso de identificación plena del patrimonio, el ordenamiento, administración y la previsión de su disposición.

 

En el artículo, haremos referencia a cada una de estas fases.

 

2. Planificación patrimonial.

 

La falta de planificación tiene como consecuencia la aplicación de lo dispuesto en la ley. Es decir, la persona que no planifique la disposición de sus bienes suple su voluntad por lo dispuesto en las disposiciones legales vigentes al momento de su fallecimiento. Por ello, el proceso de planificación no es estrictamente necesario.

 

La diferencia entre la planificación y la no planificación radica en quién decide finalmente sobre la forma como se administran y dispone de los bienes.

 

Habrá que tomar en consideración que en determinadas situaciones la legislación limita la libre disposición de los bienes, tal el caso de los alimentos.[i]

 

3. Etapas de la planificación

 

a. Identificación de bienes y obligaciones.

 

El proceso de identificación comprende el inventario de los bienes de la persona. 

 

El inventario deberá de revelar el nombre del titular, tal cual está registrado o identificado; el tipo de bien; si el bien está inscrito; el número o forma como este se encuentra inscrito; si hubiere más de un registro, el detalle de cada uno; valor del bien y dónde y cómo está consignado; cualquier otra información que sea relevante conforme la naturaleza del bien para ser identificado plenamente.

 

Entre los bienes identificables encontraremos inmuebles y muebles: títulos valor (acciones, otros), vehículos, obras de arte, propiedad intelectual, etcétera.

 

Deberán de incluirse aspectos como el ejercicio de derechos (acciones legales), derecho a indemnización, seguros, intangibles y cualquier derecho o acción que podría corresponder a la persona incluyendo cuentas, seguros y pensiones.

 

En este proceso la identificación de las obligaciones de la persona también es importante, considerando que el patrimonio no es solo activo (o bienes), lo comprende también el pasivo (contingencias u obligaciones de la persona).

 

Al efectuar la identificación del patrimonio es importante también detallar si alguno de los bienes tiene alguna limitación, o si otra persona tiene también derecho sobre ellos.

 

Es indispensable tomar en cuenta el momento y forma en que se adquirieron los bienes.

 

Por último, si la persona está casada, se debe revisar el régimen económico que se eligió al contraer matrimonio, así como si existen capitulaciones matrimoniales.

 

b. Ordenamiento de bienes.

 

El inventario de bienes servirá de base para determinar si es necesario regularizar, ordenar o modificar la tenencia de un bien.

 

Para poder hacer una planificación efectiva, el propietario debe de cumplir con las obligaciones legales aplicables a los bienes de su propiedad.

 

Así mismo, puede haber casos en los que por error u omisión deban efectuarse modificaciones al registro o anotación sobre los bienes. Por ejemplo: ocurre frecuentemente que el nombre de la persona dueña del bien está escrito de manera incorrecta.  En su caso, es importante la corrección o la identificación de nombre.

 

El ordenamiento de bienes incluye la revisión y verificación de los títulos de propiedad de los bienes o derechos. 

 

c. Administración.

 

En la administración es relevante identificar los bienes que constituyen inversiones pasivas (que no requieren de gestión continua) y los que corresponden a inversiones activas u operativas.

 

La administración comprenderá la forma como el patrimonio será manejado u operado.

 

Se considera, entre otros: ¿quién toma las decisiones? ¿qué decisiones puede tomar? ¿existe alguna limitación?

 

Si es un grupo de personas quienes toman las decisiones, ¿con qué mayoría?  

 

Así mismo, es relevante definir quién se responsabiliza por el cumplimiento de las obligaciones derivadas de la titularidad y propiedad de los bienes, pago de impuestos y actualización de estos.

 

d. Disposición de bienes.

 

Considerar en cada caso, si se quisiera disponer de los bienes o dar cumplimiento a las obligaciones, si se cuenta con toda la información y documentos que la decisión requiera.

 

Si la disposición se hará a título gratuito u oneroso, los requerimientos legales y el impacto fiscal que deberá de cumplir.

 

En el evento que la disposición de bienes o transmisión del patrimonio sea por causa de muerte, deberá de considerarse los efectos de declarar la voluntad (testamento o donación por causa de muerte) o de no dejar ninguna manifestación expresa sobre los bienes (que aplique lo que la legislación vigente indique).

 

4. Formas para planificar.

 

a. Entre vivos.

 

La planificación de la transmisión de los bienes en vida implicará la evaluación de los impactos legales y fiscales de la transferencia de cualquier bien o derecho.

 

En este caso, el proceso de identificación y ordenamiento de bienes definitivamente es indispensable ya que será la base para determinar si se está o no preparado para llevar a cabo la transmisión planificada.

 

Como se indicó en la fase de administración, tener identificados los documentos e información que se requerirá para transferir los bienes.  La contraprestación que se recibirá y los efectos financieros, fiscales y legales de lo que implicará.

 

Por ejemplo, en la transferencia de bienes entre padres e hijos, independiente del impacto fiscal, lo natural es la donación.  Al dotar a la transacción de realidad económica tendrá los efectos legales previstos en la legislación, tal el caso del tratamiento que dicha donación tendrá en el régimen económico del matrimonio y la sucesión del bien transferido.

 

b. Por causa de muerte.

 

En el caso de la transmisión de bienes por causa de muerte las distintas modalidades bajo las cuales se podrá legalmente planificar son diversas.

 

Testamento. Una de las instituciones que deberá considerarse en el proceso de planificación sin lugar a duda, será el testamento[ii].  Instrumento propio de la sucesión de bienes. 

 

Usufructo.  La transmisión de la nuda propiedad y reserva de usufructo vitalicio ha sido también una forma útil de planificación patrimonial. La reserva del usufructo vitalicio le será aplicable tanto a bienes muebles como inmuebles lo que genera una enorme flexibilidad y certeza en la transferencia de bienes[iii].

 

Sociedades. Las sociedades[iv] (locales o extranjeras) como instrumento de planificación también han adquirido mucha popularidad por la facilidad de su formación y administración[v].

 

Sin embargo, es importante revisar la conveniencia de utilizar la sociedad como instrumento de planificación porque la sociedad no necesariamente otorga los beneficios reales que se asumen y, por el contrario, puede generar complicaciones en el uso y disfrute de los bienes aportados. 

 

Sociedades y usufructo.  El acompañamiento de una o varias sociedades con la transferencia de la nuda propiedad y reserva de usufructo vitalicio también es una opción considerada en las alternativas de planificación patrimonial.

 

Fideicomiso.[vi]  Entre otras opciones que se usan localmente con relativa frecuencia se encuentra el fideicomiso, servicio que varios bancos ofrecen.  El fideicomiso de planificación patrimonial tiene las virtudes del testamento en cuanto certeza y plasticidad legal (poder modelar en una forma amplia y detallada), el requerimiento es que una sociedad financiera lo administre.

 

Otros vehículos legales.  Luego encontramos opciones que otras legislaciones ofrecen, específicamente con el propósito de planificar el uso, administración y disposición del patrimonio, como también, específicamente para la sucesión de bienes, derechos y obligaciones. 

 

Entre las opciones más comunes se encuentra el fideicomiso, el Trust y la Fundación de Interés Privado.

 

Fideicomiso y Trust.[vii]  En el caso del fideicomiso y Trust se generan opciones de poder establecer sociedades o compañías, que no son instituciones financieras, para que se constituyan en fiduciarias de dichos contratos.  Con lo cual la persona que se beneficia del vehículo de planificación administra directamente el patrimonio a través de estas sociedades o compañías que tienen la calidad de fiduciarias, función que en un fideicomiso local lleva a cabo la institución financiera.

 

Fundación.  La Fundación de Interés Privado al ser reconocida como persona jurídica no requiere de una sociedad o compañía fiduciaria.  De forma tal que la Fundación opera por sí sola, a través de los órganos que la rigen: Consejo de la Fundación, Protector o Consejo Protector, fundador y beneficiarios[viii].

 

Las ventajas que se identifican con estas figuras son: que la administración de los bienes se lleva a cabo con mayor precisión, si se ha establecido la regulación adecuada; se mantiene un nivel de privacidad razonable; como en una sociedad, se limita la responsabilidad y protegen los bienes; el proceso de sucesión y transferencia del patrimonio puede ser muy sencillo y no sujeto a procedimientos prolijos e inciertos en tiempo.

 

5. Otras consideraciones legales.

 

En el proceso de planificación patrimonial debe de asegurarse la simplicidad (no generar estructuras o figuras innecesarias), la idoneidad (que las figuras utilizadas cumplan el propósito de su formación), economía (que la formación o administración no tengan costes altos o que no guarden relación con el patrimonio), materialidad (que haya congruencia en lo que se diseña y se ejecuta, cumpliendo con todos los elementos y realidad del negocio jurídico, acto o contrato) y razonabilidad (que todo acto, contrato, negocio jurídico o vehículo legal tengan una explicación simple sobre su uso o utilidad práctica)

 

Habrá que observar el ejercicio de la buena fe y evitar las simulaciones, el abuso del derecho o la nulidad.

 

6. Conclusiones

 

a. La planificación patrimonial es un proceso que conlleva una serie de actos ordenados para asegurar la propiedad, titularidad e identificación de los bienes, derechos y obligaciones de la persona.

b. La planificación patrimonial también comprende la preparación para la transmisión del patrimonio, sea por actos entre vivos o por causa de muerte.

c. La planificación puede ser muy sencilla o compleja dependiendo del patrimonio y el deseo de la persona que lleve a cabo esta.

d. La utilización de vehículos (o figuras) legales debe de considerar la simplicidad, idoneidad, economía, materialidad y razonabilidad; observando la buena fe y evitando actos que sean simulados, nulos o que constituyan abuso de derecho.

e. Es importante mantener la lista de bienes y derechos actualizados para que la planificación sea comprensiva.

 

[i] Artículo 936 del Código Civil

[ii] Artículos 917 y ss, Código Civil, Decreto-Ley Número 106 del Jefe de Gobierno de la República de Guatemala y sus reformas.

[iii] Artículos 703 y ss, Código Civil, Decreto-Ley Número 106 del Jefe de Gobierno de la República de Guatemala y sus reformas.

[iv] Artículo 10, Código de Comercio, Decreto Número 2-70 del Congreso de la República de Guatemala y sus reformas.

 [v] Marqués Mosquera, Cristina, La transmisión inter vivos de la empresa familiar, Cuadernos de derecho y comercio, Núm. Extraordinario-2017, Num. 68, Diciembre 2017, páginas 501-579, Dykinson, S.L., Madrid, España

[vi] Artículo 766 y ss, Código de Comercio, Decreto Número 2-70 del Congreso de la República de Guatemala y sus reformas.

[vii] Beausejour, David J. Practitioners should know about the marital deduction and how to use different types of trusts in estate planning, Journal of Accountancy – Vol. 224 Núm. 5., November 2017, Estados Unidos.

[viii] Fábrega Polleri, Juan Pablo, La Fundación de Interés Privado Panameña como vehículo para la planificación patrimonial y la sucesión hereditaria, Cuarta Edición, Junio 2018, Editorial Fabrega Molino, Panamá, República de Panamá.

Ir arriba