El Salvador: Principios básicos de un Fideicomiso de Garantía

Escrito por:

Annette Herrera

 

Los Fideicomisos de Garantía son alternativa para garantizar obligaciones. Es una opción poco explotada y que ha sido utilizada para financiamientos con estructuras complejas, como en project finance; sin embargo, los Fideicomisos de Garantía permiten a las partes armar un traje a la medida de cada transacción y aprovechar muchas ventajas.

 

¿Qué es?

 

El Fideicomiso de Garantía es un patrimonio autónomo cuya finalidad es garantizar las obligaciones del Fideicomitente.  Los Fideicomisos se constituyen mediante la declaración de voluntad del Fideicomitente, por un plazo de hasta veinticinco años, y éste transmite en propiedad ciertos bienes al Fiduciario (generalmente Bancos[1]) quien podrá disponer de ellos únicamente de conformidad a las instrucciones dadas y en beneficios del Fideicomisario[2]

 

El Fiduciario es el propietario legal de los bienes, pero no tiene el derecho de disponibilidad plena de los mismos, sino que debe limitarse a administrarlos y ejecutar las instrucciones que al efecto señale el Fideicomitente, a esto se llama Propiedad Fiduciaria. Muchas veces estos fideicomisos pueden, además de garantizar, llevar un componente de administración de los bienes fideicomitidos.

La Ley salvadoreña no restringe los bienes[3] que pueden ser aportados al Fideicomiso de Garantía; sin embargo, el Fiduciario puede tener o autoimponerse restricciones a los bienes que puede recibir en propiedad fiduciaria.

 

¿Quiénes participan?

 

Para poder constituir Fideicomiso de Garantía necesitamos la participación de:

 

  • Fideicomitente: deudor, propietario de los bienes a dar en garantía.
  • Fiduciario: banco o institución de crédito autorizada para administrar fideicomisos de garantía.
  • Fideicomisario: acreedor del crédito garantizado.

 

[1] La legislación salvadoreña únicamente permite que los Bancos o instituciones de crédito  debidamente autorizados para actuar como Fiduciarios por la Superintendencia del Sistema Financiero (Art. 1238, Código de Comercio; Art. 67, Ley de Bancos).

[2] Arts. 1233 y 1245, Código de Comercio

[3] A excepción de aquellos que sean estrictamente personales, Art. 1245 del Código de Comercio.

 

¿Cómo funciona?

¿Cómo se ejecuta?

¿Qué ventajas hay para el acreedor y el Fideicomitente?

 

Los Fideicomisos de Garantía otorgan muchas ventajas sobre las garantías tradicionales, ya que nos permite tener una “ejecución” más rápida y poder contar con un tercero independiente que vela por el cumplimiento de las instrucciones dadas. Entre las ventajas del Fideicomiso de Garantía podemos mencionar:

 

  • Los bienes fideicomitidos estarán en un patrimonio independiente del Fideicomitente/deudor, Fideicomisario/acreedor y del fiduciario.
  • El Fiduciario no podrá disponer ni gravar con ninguna garantía los bienes fideicomitidos a menos que sea autorizado en el Fideicomiso.
  • El acreedor no tendrá que someterse a un trámite judicial.
  • Ambas partes cuentan con un tercero imparcial que velara por la buena gestión de la propiedad fiduciaria.
  • El Fideicomitente puede lograr un financiamiento ya que el Fideicomiso de Garantía mitiga riesgos.
  • El Fideicomiso de Garantía es flexible y se puede adaptar a las necesidades del Fideicomitente y del acreedor.

Los Fideicomisos de Garantía nos abren un sinfín de posibilidades para crear distintas estructuras de garantía que sean innovadoras, personalizadas y ágiles para los financiamientos.   

Ir arriba