El Salvador: Medidas Laborales en El Salvador

DECRETO LEGISLATIVO N°641: En fecha 5 de mayo de 2020, la Asamblea Legislativa de la República de El Salvador emitió un nuevo Decreto Legislativo, que tiene como objeto establecer medidas que mitiguen el impacto económico y sus efectos en el empleo salvadoreño provocado por la pandemia COVID-19, todo ello en virtud de las medidas sanitarias impuestas para enfrentarla. El Decreto Legislativo N°641 entró en vigor en la misma fecha, pues fue publicado en el Diario Oficial número 89, Tomo 427 del cinco de mayo de dos mil veinte; y se resalta que sus efectos finalizarán cuando se agoten los fondos destinados a atender la emergencia nacional. 

La Ley de Protección al Empleo Salvadoreño desarrolla medidas excepcionales y temporales para salvaguardar la estabilidad laboral de los trabajadores del sector privado salvadoreño, garantizando para los trabajadores un ingreso digno, sin menoscabo de la sostenibilidad de la actividad empresarial, sin distinción de sectores, ni rubros económicos, sin embargo, la misma ley establece regulaciones especiales para las micro, pequeñas y medianas empresas en algunos puntos específicos dentro de la ley, lo cual se analizará posteriormente.

A continuación, se incluye un resumen de los principales aspectos contemplados en la Ley de Protección al Empleo Salvadoreño:

I. PRINCIPIOS

  1. Favorabilidad laboral
  2. Antiformalismo
  3. Celeridad e impulso de oficio
  4. Economía procesal y sencillez
  5. Igualdad y no discriminación

II. SUJETOS OBLIGADOS

  1. Los Patronos
  2. El Banco de Desarrollo de El Salvador (BANDESAL), en su condición de administrador de los fondos públicos

III. MEDIDAS PARA LA PROTECCIÓN DEL EMPLEO

  1. Salvaguardas laborales: las empresas autorizadas para operar durante el Estado de Emergencia deberán cumplir sus obligaciones laborales, de conformidad a la ley vigente y a los contratos de trabajo. Es importante establecer que para identificar cuáles son las empresas autorizadas para operar, hay que verificar las que se establecen en los decretos ejecutivos correspondientes, así como la ley de regulación para el aislamiento, cuarentena, observación y vigilancia por COVID-19.
  2. De las vacaciones: trabajadores y patronos de mutuo acuerdo, siempre y cuando conste por escrito ya sea físicamente o por cualquier medio acreditable, podrán establecer el goce de las vacaciones individuales de forma anticipada en un solo período o fraccionadas, sin mediar la notificación del goce de vacaciones con 30 días de anticipación. Las vacaciones se deberán pagar en el tiempo y forma y establecido por el Código de Trabajo. No podrán gozar de vacaciones de forma anticipada los trabajadores que se encuentren padeciendo COVID-19 o con síntomas clínicos de éste.
  3. Fiscalización del Ministerio de Trabajo y Previsión Social: las autoridades del Ministerio de Trabajo y Previsión Social (“el Ministerio”) deberán ceñirse al estricto cumplimiento de lo establecido en esta Ley. Los patronos que hayan sido sancionados por el Ministerio en el marco de la pandemia COVID-19 y una vez haya subsanado, deberá notificar a las autoridades y el Ministerio procederá dentro de las 72 horas subsiguientes a verificar la subsanación y a revocar la sanción impuesta.
  4. Del subsidio: Por medio de la ley se establece la creación de un programa de subsidio para empleados del sector privado, específicamente de las micro, pequeñas y medianas empresas, que se identificarán por medio del registro de patronos con el que cuenta el Instituto Salvadoreño del Seguro Social; además estas empresas tendrán que comprobar que han sido afectadas por la crisis del COVID-19. Dicho fondo será administrado por el Banco de Desarrollo de El Salvador – en adelante BANDESAL – y para poder aplicar al subsidio, es necesario que se reúnan – además de los requisitos anteriores – los siguientes:

a) Contar en el registro del Instituto Salvadoreño del Seguro Social con menos de cien empleados reportados en la última planilla presentada entre los meses de diciembre de dos mil diecinueve y febrero de dos mil veinte.

b) Que reporten ingresos por una cantidad igual o menor a siete millones de dólares de los Estados Unidos de América. Dicho reporte debe ser anual por ventas brutas en el año dos mil diecinueve, declarados al treinta y uno de marzo de dos mil veinte, o en su defecto en el año dos mil dieciocho.

En el caso de las empresas que aún no han presentado su declaración de renta, se tomará como base el ingreso reflejado en sus estados financieros auditados al treinta y uno de diciembre del año dos mil diecinueve; mientras que para aquellos que han empezado a operar en el presente año, se tomará en consideración el monto de su última declaración de pago a cuenta.

La entidad encargada de otorgar el subsidio es BANDESAL, quien también tendrá que solicitar la base de datos de las micro, pequeñas y medianas empresas que se encuentran inscritas en el Instituto Salvadoreño del Seguro Social.

Es importante señalar que el programa de subsidios para empleados que regula la presente ley será equivalente al cincuenta por ciento de la nómina mensual de los patronos de las micro, pequeñas y medianas empresas, y el mismo abarcará un período máximo de dos meses y únicamente cubrirá una asignación mensual por empresa hasta de veintidós mil quinientos dólares de los Estados Unidos de América, lo cual hace un total de cuarenta y cinco mil dólares.

La metodología de entrega respetará el siguiente camino: BANDESAL entregará el subsidio al patrono, a través de este, deberá ser trasladado a sus empleados en un plazo máximo de tres días hábiles posteriores a la fecha en la que fue recibido el desembolso; y para comprobar dicha situación el patrono deberá conservar los comprobantes de pago, mismos que tendrán que ser presentados al ser requerido por autoridad competente.

El pago del presente subsidio se encuentra libre de cualquier retención tributaria y de descuento por seguridad social, y tendrá que ser entregado a cada empleado de forma íntegra.

Se espera que el programa de subsidios se ejecute en un periodo de cuatro meses, contados a partir de la fecha en la que BANDESAL publique el inicio de la entrega de fondos, sin embargo, hay que tomar en cuenta que, si finaliza dicho periodo y sobre un remanente el mismo será trasladado al programa de créditos que se verifica a continuación.

 

5.  Programa de Otorgamiento de Créditos: se creará el Programa de Otorgamiento de Crédito en línea de capital de trabajo para las empresas o empresarios salvadoreños registrados como patronos en el ISSS afectados por la crisis del COVID-19. Los créditos tendrán una tasa máxima de interés del 3% anual, para un plazo de 10 años y un período de gracia de 12 meses, el cual será administrado por BANDESAL.

Para determinar el monto máximo a desembolsar se utilizarán los siguientes criterios:

(i) El monto de la planilla del ISSS de cualquier mes entre diciembre, 2019 y febrero, 2020

(ii) El impuesto sobre la renta declarado en los ejercicios fiscales de los años 2018 y/o 2019, este último presentado antes del 1 de abril, 2020.

Para los que iniciaron sus operaciones a partir del año 2019 y no hubiesen presentado la declaración de renta, se tomará como base el impuesto determinado y reflejado en sus estados financieros auditados al 31 de diciembre, 2019.

Para quienes iniciaron sus operaciones durante el año 2020, se considerará el monto de su última declaración de pago a cuenta.

6. Prioridad de asignación de recursos de parte de BANDESAL: BANDESAL priorizará la asignación de los recursos en el orden de prelación establecido en la ley, para garantizar la progresividad y eficacia de las medidas a favor de las micro (1), pequeñas (2); y demás empresas medianas (3) registradas como patronos en el ISSS y afectados por la crisis COVID-19.

7. Programa de Financiamiento Productivo: se creará el Programa de Financiamiento Productivo para empresarios del sector informal fundamentalmente para capital de trabajo que permita su recuperación económica, quienes tengan al menos un crédito vigente en el sistema financiero nacional y/o cooperativo con categoría de riesgo crediticio A o B al 29 de febrero, 2020. Los créditos tendrán una tasa máxima de interés del 3% anual, para un plazo de 10 años y un período de gracia de 12 meses, el cual será administrado por BANDESAL.

Ir arriba