El Salvador: Evolución de los beneficios tributarios contenidos en la Ley de Imprenta

Escrito por:

Verónica Tadeo

 

El pasado 05 de mayo de 2021, fue aprobado el Decreto Legislativo número 6, que contiene la Reforma a la Ley de Imprenta; mismo que fue publicado en el Diario Oficial número 85, Tomo 431, correspondiente al día 05 de mayo de 2021 y a la fecha ya se encuentra en vigencia.  

 

La Ley de Imprenta fue emitida por Decreto Legislativo número 12 del 06 de octubre de 1950, y desde esa fecha en su artículo 8 prescribe lo siguiente: «Las imprentas no estarán sujetas a ningún impuesto ni caución”.

 

Dicha disposición ha sido reformada en materias arancelarias y tributarias, adicionando un inciso mediante Decreto Legislativo número 297 del 24 de julio de 1992, que decía literalmente: «Para los efectos de esta ley, se tendrá como imprenta, lo referido a la producción, difusión y venta de periódicos, revistas, folletos, libros, manuales, hojas sueltas, de carácter divulgativo o intelectual o en general, vinculados a la Libre difusión del pensamiento».

 

En septiembre de 1992, mediante Decreto Legislativo 312 se incorporó un inciso tercero a dicha disposición legal, que establecía que la importación de los productos mencionados anteriormente, tampoco estarían sujetos a ningún impuesto, derecho ni caución.  

 

Por medio del Decreto Legislativo número 1118 del 16 de enero de 2003, el artículo precitado quedó redactado de la siguiente manera:

 

«Las imprentas no estarán sujetas a ningún impuesto ni caución.

 

Para los efectos de esta ley, se tendrá como imprenta, lo referido a la producción, difusión o venta de periódicos, revistas, folletos, libros, manuales, hojas sueltas, de carácter divulgativo o intelectual o en general, vinculados a la libre difusión del pensamiento.

 

La importación y la internación de los productos mencionados en el inciso anterior, no estarán sujetos a ningún tipo de impuesto, derecho o caución».

 

Finalmente, en atención a la última reforma efectuada por Decreto Legislativo número 762 del 31 de julio de 2014, por medio de la cual, el artículo precitado quedó LIMITADO en cuanto a los beneficios de exención tributaria que concede, a efecto de que las imprentas PAGASEN a partir del ejercicio fiscal aplicable, el respectivo IMPUESTO SOBRE LA RENTA, todo lo cual se aprecia a simple vista si se toma en cuenta la redacción del artículo que indirectamente reforma el Art. 8 de la Ley de Imprenta, el cual es el Art. 132-B de la Ley de Impuesto sobre la Renta, el cual establece lo siguiente:

 

«Art. 132-B. Se derogan las exenciones en lo relativo al Impuesto sobre la Renta, contenidas en el artículo 8 de la Ley de Imprenta, del Decreto Legislativo No. 12, del 6 de octubre de 1950, publicado en el Diario Oficial No. 219, Tomo No. 149 del 9 de octubre del mismo año y sus correspondientes reformas. La presente derogatoria no aplica a las exenciones establecidas al libro.

 

Sin embargo, la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia, por medio de sentencia 96-2014 de fecha 28 de mayo de 2018 declaró inconstitucionales por vicios de forma los Decretos Legislativos números 762, 763 y 764 aprobados en la Sesión Plenaria de la Asamblea Legislativa del 30 de julio de 2014, que finalizó el 31 de julio de 2014.

 

Finalmente, con la conformación de esta nueva Asamblea Legislativa, el día 05 de mayo de 2021, se reforma al Art. 8 de la Ley de Imprenta de la siguiente forma:

 

“Las imprentas y editoriales, cuyas actividades no se encuentren de manera exclusiva entre la reguladas en el artículo seis de la Ley del Libro, no gozarán de exenciones arancelarias para la importación de materias primas, maquinaria y equipo para la impresión de materiales y/o publicaciones que no se destinen directamente a propósitos educativos y culturales, así como a servicios diferentes a esos propósitos; igualmente no gozarán de deducciones del Impuesto sobre la Renta por ingresos provenientes de esas fuentes, como tampoco exenciones del Impuesto a la Transferencia de Bienes Muebles y a la Prestación de Servicios.”

 

Incorporando el Art. 16-A y 16-B de la referida Ley, que establece lo siguiente que la utilización indebida o la destinación impropia de los beneficios tributarios previstos por esta Ley, será considera como una defraudación tributaria, y sancionada con la suspensión o la cancelación del beneficio, y sobre la aplicación preferente de dicha Ley.

 

Para mayor información, puede consultarse el Sitio Web del Diario Oficial, accediendo al enlace siguiente: https://www.diariooficial.gob.sv/diarios/do-2021/05-mayo/05-05-2021.pdf  

 

Para cualquier consulta adicional, favor comunicarse con el doctor Diego Martín (dmartin@consortiumlegal.com) y/o el licenciado William Escobar (wescobar@consortiumlegal.com); o al correo electrónico taxelsalvador@consortiumlegal.com.  

Ir arriba