Costa Rica: Proyecto de ley 21.848 para salvaguardar el sector productivo nacional del embate del COVID-19

El 16 de marzo de 2020, varios diputados de la Asamblea Legislativa presentaron ante el Plenario el proyecto en referencia,  que busca aplicar medidas económicas y laborales -por el tiempo en que permanezca la declaratoria de pandemia y hasta seis meses posteriores a su finalización- para la protección de las grandes, medianas  y pequeñas  empresas inscritas en el Ministerio de Economía, Industria y Comercio (MEIC), así como de  las micro y pequeñas empresas agrícolas registradas ante el Ministerio de Agricultura (MAG), que  demuestren una reducción de al menos un 20% en sus ventas mensuales por la pandemia del Coronavirus a partir de febrero del 2020, comparables con el mismo mes del año anterior.

Las medidas propuestas en materia laboral son las siguientes:

Por vía de excepción, se permitirá a las empresas que cumplan con los requisitos antes descritos utilizar una jornada ordinaria ampliada de hasta doce horas por día o una jornada ordinaria diurna anualizada de dos mil cuatrocientas horas y nocturna de mil ochocientas horas, sujeta a los siguientes límites:

  • El Ministerio de Trabajo definirá, periódicamente, el tipo de actividad económica en que se pueden aplicar, el número y características de las personas trabajadoras quienes podrán laborar en estas jornadas, así como otros aspectos que justifiquen, razonablemente y proporcionadamente, la conveniencia de su utilización y garanticen los intereses de ambas partes de la relación laboral.  Asimismo, velará por que estas jornadas excepcionales sean utilizadas con estricto apego a la normativa vigente.
  • Ambas jornadas no podrán sobrepasar el límite de 48 horas semanales o de 36 horas semanales en jornada nocturna y serán remuneradas como jornada ordinaria.
  • Las personas trabajadoras que presten sus servicios bajo la modalidad de jornada ampliada, no podrán laborar en jornada extraordinaria.  Los trabajos se deberán ejecutar procurando que la persona trabajadora tenga como mínimo 3 días libres consecutivos a la semana, de los cuales uno será el de descanso semanal obligatorio, establecido al momento de la contratación.
  • La jornada ordinaria anualizada no podrá ser mayor de 10 horas al día, ni inferior a 6 horas.  El empleador que se acoja a esta jornada deberá elaborar un calendario semestral y lo entregarán a las personas trabajadoras con quince días de anticipación a su entrada en vigencia.  En el calendario deben constar los turnos a laborar en forma semanal.  Cuando el calendario en curso deba ser modificado por razones especiales, el cambio deberá ser negociado de mutuo acuerdo y comunicado previamente a las personas trabajadoras con un mínimo de quince días de anticipación.  Las horas extra, se contabilizarán sobre el exceso de las 48 horas semanales o del exceso de la jornada diaria predeterminada en el calendario.  La falta del calendario se imputará siempre a la persona empleadora.  Si se despide sin justa causa a una persona trabajadora contratada bajo esta modalidad de jornada antes de completar el semestre comprendido en el calendario, la persona empleadora deberá reajustar y pagar, como jornada extraordinaria, las horas que haya laborado por encima de la jornada diurna de 8 horas, mixta de 7 horas o nocturna de 6.  El cálculo de las indemnizaciones laborales a causa del despido injustificado se hará sobre el promedio de remuneraciones percibidas durante el último año, salvo que resulte más beneficioso para la persona trabajadora el de los últimos seis meses.
  • La variación de una jornada ordinaria deberá ser consentida por la persona trabajadora. La variación unilateral por parte de la persona empleadora de una jornada ordinaria a cualquiera de las excepcionales reguladas en esta ley, facultará a la persona trabajadora a dar por terminado el contrato laboral, en los términos que se indican en el artículo 83 del Código Laboral.
  • Los empleadores que se acojan a esta jornada no podrán modificar los salarios promedio por hora en perjuicio de sus empleados.  Los sueldos de los trabajadores se pagarán de acuerdo con el número de horas trabajadas en cada período.
  • Dichas jornadas podrán implementarse en el día o en la noche y ser trabajadas en uno o más turnos.

Las empresas afectadas de acuerdo según lo antes descrito cotizaran a la Caja del Seguro Social (CCSS) por el tiempo real trabajado de sus empleados.

Se autoriza al Ministerio de Hacienda y la Caja del Seguro Social (CCSS) para que brinde períodos de gracia para el cobro de: tributos, impuestos de ventas, impuesto al valor agregado, así como de las cargas sociales.

Ir arriba