Costa Rica: Medidas laborales COVID-19

I. Proyecto de ley de protección a las personas trabajadoras durante la emergencia por la enfermedad COVID-19. Expediente n.° 21.909

 

El proyecto en referencia propone la creación de un subsidio para la atención de la condición de desempleo, suspensión temporal del contrato de trabajo o reducción de jornadas laborales de los trabajadores del sector privado que pierdan su empleo o cuyos ingresos se hayan visto afectados a consecuencia de las medidas adoptadas durante la fase de respuesta y rehabilitación de la Emergencia por el virus COVID-19.

 

Para este propósito, la Refinadora Costarricense de Petróleo (RECOPE) trasladará mensualmente al Ministerio de Hacienda la diferencia que se produzca entre los precios de venta en estaciones de servicio y el menor precio de venta que resulte de la aplicación de la metodología de precios y el Ministerio de Hacienda asignará vía presupuesto al Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS) la totalidad de recursos recaudados.

 

El 20 de abril de 2020 el proyecto fue aprobado en primer debate ante el plenario de la Asamblea Legislativa, y el 22 de abril se aprueba en segundo debate, con voto a favor de 46 diputados y 4 votos en contra. Queda pendiente la firma presidencial y publicación en el Diario Oficial La Gaceta, para que quede constituido como Ley de la República.

 

 

II. Proyecto º 21.941 para adición de un transitorio al artículo 148 bis al código de trabajo para trasladar el disfrute del feriado a los días viernes

 

Como una manera de generar la reactivación económica por los efectos generados por la pandemia del COVID-19, el Diputado Roberto Thopmson propone el proyecto de ley en referencia, que procura facilitar el turismo trasladando el disfrute de los días feriados que sean lunes, martes, miércoles, jueves, sábado y domingo para los días viernes inmediatos anteriores o posteriores, de modo que los nacionales, residentes y turistas puedan vacacionar al menos tres días consecutivos con estancia de dos noches en los distintos hoteles y proveedores de servicios turísticos.

 

Así las cosas, el proyecto de ley sugiere que:

 

  • El disfrute del feriado de 25 de julio, 2 de agosto y 15 de agosto del 2020, se traslade al día viernes inmediato anterior
  • El disfrute del feriado del 15 de setiembre y 1 de diciembre del 2020, se traslade al día viernes inmediato posterior.
  • El disfrute del feriado de 11 de abril, 1 de mayo, 25 de julio y 15 de agosto del año 2021, se trasladare al viernes inmediato anterior
  • El disfrute del feriado de 15 de setiembre y 1 de diciembre del 202, se traslade al viernes inmediatamente posterior.

III. Patronos no pueden bajar salario a trabajadores por cierre de empresas ante el COVID-19

 

Los empleadores que deban cerrar sus establecimientos por la situación del país a causa del COVID-19, sea voluntariamente o por una orden estatal, no podrán rebajar los salarios de las personas trabajadoras durante el tiempo de este cierre; solo podrán interrumpir el pago de salarios aquellos empleadores que reciban el aval de la Inspección del Trabajo tras presentar una solicitud de suspensión temporal de los contratos de trabajo.

 

El Código de Trabajo en su artículo 74, inciso b establece como una de las causas para la suspensión temporal de los contratos la fuerza mayor o caso fortuito. Dicha suspensión no interrumpe la relación laboral y no debe entenderse como un proceso de despido o renuncia. De igual manera, puede ser parcial, es decir, no aplicar a todas las personas trabajadoras de la empresa.

 

Aquellos trabajadores que cuenten con días disponibles de vacaciones pueden hacer uso de ellos durante el período de cierres preventivos. Si no contaran con vacaciones a su favor, siempre y cuando las personas trabajadoras estén de acuerdo, podrán hacer adelanto de días de vacaciones.

 

IV. Guía para la prevención, mitigación y continuidad del negocio por la pandemia del COVID-19 en los centros de trabajo

 

El 20 de abril de 2020, el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social publica el documento en referencia en su sitio web oficial, mismo que fue elaborado desde una perspectiva interdisciplinaria con la colaboración de profesionales del sector privado y público en el área de salud, derecho, políticas públicas, administración pública, administración de negocios e ingeniería industrial.

 

Esta guía, que busca orientar al empresariado costarricense hacia una cultura de prevención en sus centros de trabajo desde una lógica de continuidad del negocio y promover su incorporación como parte de los compromisos gremiales y sectoriales, incluye –entre otros, los siguientes temas relevantes:

 

a. Obligaciones del empleador:

 

I. Actualizar el Plan de Preparativos y de Respuesta ante Emergencia con el escenario de pandemia

II. Mantener actualizado el contacto y formas de comunicación oportuna con el Área Rectora de Salud del centro de trabajo

II. Informar, mediante declaración jurada, a la autoridad sanitaria de los planes de la empresa en atención de los lineamientos generales y las acciones ejecutadas para la atención de un caso confirmado

 

b. Obligaciones del trabajador 

 

I. Informar al patrono cualquier síntoma o condición de salud que ponga en riesgo su vida y la de sus compañeros.

II. Informar si ha estado en contacto con un caso positivo.

 

c. Responsabilidades sugeridas al Departamento de Salud Ocupacional:

 

I. Contar con registro de capacitaciones, registros de entrega de EPP y de insumos de limpieza.

II. Registrar y documentar toda medida preventiva realizada.

 

d. Tratamiento de casos sospechosos:

 

I. Brindar al trabajador protección respiratoria (mascarilla o respirador) e indicarle que debe permanecer en un área con acceso restringido hasta que sea trasladado por las autoridades correspondientes.

II. Comunicar inmediatamente al Sistema de Emergencias 9-1-1 para efectos de coordinar asistencia.

III. En caso de exposición de otros trabajadores, solicitar instrucciones al Ministerio de Salud

IV. Informar al INS sobre la sospecha de enfermedad profesional (aviso correspondiente).

V. Mantener desde la Oficina de Salud Ocupacional, comunicación con el afectado o familiar referido para conocer los resultados de la sospecha.

 

e. Tratamiento de casos probables o confirmados

 

I. Comunicarlo de inmediato a la organización

II. Todo trabajador que mantuvo contacto directo con un caso confirmado, aunque no presente síntomas, le será girada una orden sanitaria de aislamiento domiciliario a cargo del Ministerio de Salud, por un espacio total de 14 días contados a partir del último contacto con el caso confirmado

III. Se dará seguimiento telefónico a los pacientes para monitorear si desarrollan o no síntomas

IV. Se llevará a cabo una limpieza profunda de todas las áreas de las instalaciones o infraestructura física cuando se confirme el caso, por lo que se enviará a todo el personal para sus casas

V. Se comunicará a todo el personal la situación y se realizará el monitoreo de los trabajadores que presenten síntomas posteriores a la confirmación del caso

Vi. El trabajador en aislamiento domiciliario (cuarentena) de manera preventiva y sin síntomas puede realizar teletrabajo si su ocupación lo permite.

 

f. Estrategias de prevención:

 

I. Dividir a las escuadras de trabajadores en grupos para asegurar que existan “equipos back up o de respaldo” que puedan asegurar la producción en todos los turnos de trabajo

II. En cada cambio de grupo de personas trabajadoras se debe realizar previamente una limpieza profunda de las áreas de trabajo, superficies, equipos y herramientas.

III. Reducir o restringir visitas de personal externo a la operación o contratistas, manteniendo solamente aquellas relacionadas a temas críticos.

IV. En la medida de lo posible, restringir el uso de teléfonos celulares debido a que el celular es una superficie transmisora.

V. Si la empresa cuenta con médico y tiene establecido consultorio médico, actualizar y establecer los protocolos (alineados a las directrices del Ministerio de Salud) y entrenar al personal para la atención de casos sospechosos de COVID-19, así como dotarlos del equipo de protección y del equipo requerido para la debida atención. Se debe asegurar los recursos necesarios para la atención de los pacientes.

 

g. Medidas para reducir el impacto en la operación:

 

I. Establecer un Comité Multidisciplinario que realice reuniones frecuentes para analizar los posibles escenarios y tomar decisiones.

II. Sectorizar las áreas productivas; estableciendo barreras físicas o de espacio para tener grupos “aislados” de trabajo, de forma tal que si ocurre un caso positivo por Covid-19 el impacto de cuarentena y orden sanitaria esté restringido a una zona específica y el impacto sea menor.

III. Poner en cuarentena al personal que haya estado en contacto por más de 15 minutos y a menos de 1.8 metros de distancia con un positivo por Covid-19, incluyendo personal anexo a la operación productiva

IV. Las empresas implementarán sus acciones de sanitización y control epidemiológico y certificarán las acciones mediante una declaración jurada, por parte del representante legal, dando fe de lo actuado y las condiciones adecuadas para volver a laborar.

 

V. Herramienta de decisión para la continuidad operativa

 

El 20 de abril de 2020, el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social publica el archivo de Excel en referencia en su sitio web oficial, como una guía que le permitirá a la empresa autoevaluar las acciones que ha implementado para lograr y mantener la continuidad del negocio ante la pandemia del Covid-19.

 

La herramienta maneja una metodología evaluativa en aspectos como Recurso Humano, Implementación de protocolos y Condiciones de trabajo, que permite identificar el riesgo empresarial en categorías de alto, medio y bajo, de modo que este diagnóstico inste a las empresas a tomar las medidas necesarias para mitigar los riesgos en la medida de lo posible.

 

VI. Sala cuarta avala aplicación de pruebas antidopaje

 

El 24 de abril de 2020, mediante Resolución 2020-007736 del expediente número 20-001596-0007-CO, la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia emite fallo en el que hace referencia a las potestades de control y fiscalización del patrono y el consumo de drogas por parte de los trabajadores, indicando lo siguiente:

 

  1. Dada la necesidad de verificar el consumo de drogas de los trabajadores cuando la naturaleza de su labor así lo justifica, la realización de pruebas de laboratorio por parte del empleador tiene un fin legítimo, al estar de por medio la tutela a la salud, la vida y la seguridad de las personas, así como garantizar la calidad del servicio que se le brinda al consumidor.
  2. Para que esta medida resulte respetuosa de la dignidad e integridad de los trabajadores, debe cumplir con los siguientes parámetros:

 

    • Al momento de contratar al trabajador, el patrono debe advertirle la eventual realización de pruebas de laboratorio que constaten o descarten la presencia de drogas durante su desempeño laboral. En caso de no haberlo hecho al inicio, se debe advertir al trabajador antes de su ejecución, pues resulta esencial que este tenga conocimiento previo de ello.
    • Una persona no puede ser compelida por la fuerza a efectuarse un examen médico, toda vez que una revisión de tal naturaleza afecta la esfera privada del trabajador, por lo que su realización siempre debe ser voluntaria. Lo anterior exime que se aplique alguna sanción cuando en el contrato de trabajo el trabajador accedió a hacerse tal tipo de prueba y luego incumple.
    • Al tomarse la muestra respectiva, el patrono está obligado a resguardar siempre la intimidad y la dignidad del trabajador
    • La información obtenida de ese examen es de estricto carácter confidencial y su resultado nunca puede ser negado al trabajador por tratarse de su propia información
Ir arriba