Los ODS desde la perspectiva energética en Nicaragua

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) adoptados por las Naciones Unidas en 2015, además de luchar contra la pobreza extrema, también integran y equilibran tres dimensiones esenciales del desarrollo sostenible como son la económica, la social y la ambiental, proporcionando una valiosa hoja de ruta para articular la formulación de políticas mundial.

Estos objetivos de Desarrollo Sostenible permiten un compromiso mundial para el crecimiento constante de la economía, así como para alcanzar esas metas planteadas desde hace más de 2 décadas. Todos estos objetivos inciden directamente en las normas jurídicas y programas nacionales a fin de alcanzar las metas dispuestas en virtud de estos.

A tales efectos, con relación al aspecto energético, se ha definido como objetivo de desarrollo sostenible número 7 el “Garantizar el acceso a una energía asequible, segura, sostenible y moderna para todos.” Por ello, todos los países miembros de la Organización de las Naciones Unidas deben crear una ruta de acción que permita alcanzar e implementar este objetivo de desarrollo sostenible.

En Nicaragua, el responsable de la planificación indicativa del sector eléctrico es el Ministerio de Energía y Minas, que tiene como objetivo conducir al óptimo aprovechamiento y desarrollo de los recursos energéticos, tomando en cuenta el medio ambiente.

    • Crecimiento de Demanda en Nicaragua

Según fuentes oficiales del Ministerio de Energía y Minas, para el año 2018, la Empresa Nacional de Transmisión Eléctrica (ENATREL), en conjunto con el Ministerio antes mencionado, en los últimos 12 años (2006-2017) la demanda de potencia creció a razón de 3.23% en promedio, mientras que la energía creció 3.70%. Para el año 2017 se registró una demanda máxima de 709.05 MW y 4,379.18 Gwh. La capacidad instalada de generación eléctrica se duplicó de 2007 a 2020, al pasar de 768.0 MW a 1,619.7 MW.

El índice de cobertura eléctrica nacional pasó de 54% en 2006 a 98.5% en 2020, por lo que, al cierre de 2020, aproximadamente 6.4 millones de nicaragüenses tienen acceso a energía eléctrica. Asimismo, se ha incrementado la generación eléctrica de 26% con recursos renovables en 2006 a 75.94% en 2020.

El plan de trabajo correspondiente al período 2022-2026 contiene un acápite especial enfocado a las acciones para una energía segura, sostenible y moderna en cumplimiento a los objetivos de desarrollo sostenible, enfocado en el revestimiento de la generación de energía a través de recursos renovables. En ese sentido, para el año 2017 se reportó una generación energética por medio de fuentes renovables del 56%, de las cuales un 10.4% correspondía a energía hidroeléctrica, 16.8% a energía geotérmica, 14.2% energía eólica, 14.9% biomasa y un 0.3% energía Solar.

    • Plan 2022-2026

Producto de la generación y el crecimiento de demanda, Nicaragua ha trabajado un plan de acción que pretende el fortalecimiento y la transformación de la matriz de generación eléctrica nacional con fuentes renovables, proyectándose alcanzar el 64.22% en 2026. Para 2021 se reportó un 59.88% de generación con fuentes renovables.

Además, se pretende la ejecución de proyectos para expandir el acceso de personas y familias a la energía eléctrica, proyectándose alcanzar el 99.9% de cobertura eléctrica a nivel nacional en 2026.

Por otra parte, se gestionará la capacidad instalada de generación eléctrica y de reserva, garantizando la calidad y seguridad del Sistema Interconectado Nacional con la instalación de 637 nuevos megavatios de capacidad nominal y la instalación de 905 MVA de capacidad de transformación (530 MVA en subestaciones nuevas y 375 MVA en subestaciones ampliadas).

    • Incentivos

Actualmente, en nuestra legislación han surgido cambios importantes con relación al fomento de la generación de energía a través de fuentes renovables. Por ello, en diciembre de 2023, se aprobó la Reforma a la Ley para la Promoción de Generación Eléctrica con Fuentes Renovables, con la que se extiende el plazo de los beneficios fiscales para los proyectos de generación de energía limpia.

Los incentivos fiscales que se extienden hasta el 2028 consisten en la exoneración de los pagos de los derechos arancelarios de la importación de maquinaria y equipos para labores de reinversión y construcción. Asimismo, la exoneración de pago de impuestos al valor agregado de maquinarias y equipos, exoneración del pago del Impuesto Sobre la Renta y otros que impulsan este tipo de inversiones.

Cabe mencionar que además de la generación de energía, se reconocen potenciales rubros relacionados con esta materia a efectos de explorar oportunidad de negocios, lo que de acuerdo con las normativas vigentes la figura de la Comercialización de energía es factible, lo mismo que la Generación Distribuida, vehículos eléctricos e infraestructura de recargas.