Aspectos relevantes de la obligación de llevar registro de control de inventarios en El Salvador

Las obligaciones de los contribuyentes en relación con el control de inventarios resultan relevantes para garantizar la transparencia y precisión en el registro y valoración de bienes muebles corporales. En ese sentido, conforme al art. 142 del Código Tributario, dicha obligación es aplicable para aquellos contribuyentes que realicen transferencias de bienes muebles corporales, quienes deberán llevar registros claros y detallados del movimiento, valoración y descripción de sus inventarios.

Para el caso de aquellos contribuyentes que obtengan ingresos gravables de manufactura, elaboración, transformación, ganadería, producción, extracción, adquisición o enajenación de bienes, estarán obligados a realizar un inventario físico al inicio del negocio y al final de cada ejercicio impositivo, el cual deberá incluir detalles como cantidad, unidad de medida, denominación del bien, referencias, precio unitario neto de IVA y valor total. El Registro se debe consignar en un acta firmada por el contribuyente, su representante o apoderado, y el contador.

Para aquellos contribuyentes con ingresos iguales o superiores a 2,753 salarios mínimos (equivalente a USD $1,004,845.00 según salario mínimo vigente) deben presentar el Informe de Inventario Físico de Bienes del Activo Realizable y Corriente (F-983) ante la Dirección General de Impuestos Internos, durante los dos primeros meses del año.

El Registro de Control de Inventarios debe llevarse de manera permanente, el cual es un registro especial e independiente; en ese sentido, el inventario de cierre de un ejercicio será la base para el siguiente.

El art. 142-A del Código Tributario establece los requisitos que debe contener el Registro de Control de Inventario, los cuales se enumeran a continuación:

    1. Encabezado: Identificar título del registro, nombre del contribuyente, período, NIT y NRC;
    2. Detalles de operación: Correlativo de la operación, fecha, número de comprobante fiscal, notas de crédito o débito, factura, declaración de mercancía, nombre del proveedor, nacionalidad del proveedor, descripción del producto, referencia del libro de costos;
    3. Movimientos de unidades: Número de unidades que ingresan y salen, saldo en unidades, importe monetario o precio de costo de las unidades ingresadas y salidas, saldo monetario de las unidades existentes;
    4. Ajustes: Incluir descuentos, rebajas, incrementos de precio, bonificaciones;
    5. Confrontación anual: Comparar los valores de costo del inventario físico al 31 de diciembre con los del registro, justificando cualquier diferencia;
    6. Registro de consumos: Detallar bienes retirados o consumidos, incluyendo mermas, evaporaciones o dilataciones.

La omisión de llevar Registro de Control de Inventarios es sancionada con una multa equivalente del 0.5% del patrimonio o capital contable, que no podrá ser inferior a 9 salarios mínimos (equivalente a USD $3,285 conforme al salario mínimo vigente). Por otra parte, el incumplimiento de uno o varios de los requisitos hará al infractor acreedor de la multa por llevar Registro de Control de Inventarios sin cumplir con los requisitos establecidos en los arts. 142 y 142-A del Código Tributario, con multa equivalente el 0.5 del patrimonio o capital contable, que no podrá ser inferior a 9 salarios mínimos.

Otra contingencia que considerar es la establecida en el art. 193 del Código Tributario que establece las presunciones fundadas en diferencias de inventarios, considerándolas como ventas omitidas a declarar.

Finalmente, la llevanza del Registro de Control de Inventarios conforme a las reglas antes citadas resulta relevante para efectos de deducibilidad del Crédito Fiscal, ya que conforme al art. 65 inciso quinto de la Ley de Impuesto a la Transferencia de Bienes Muebles y a la Prestación de Servicios, es un requisito de deducibilidad. Por otra parte, en materia de Impuesto sobre la Renta, no serán deducibles de la renta obtenida las diferencias en el costo de ventas que no guarden correspondencia con el Registro de Control de Inventarios, en atención a lo dispuesto en el art. 29 número 11) de la Ley de Impuesto sobre la Renta.

Para cualquier consulta adicional, favor comunicarse con nuestro socio, Diego Martín (dmartin@consortiumlegal.com), el asociado senior William Escobar (wescobar@consortiumlegal.com) o al correo electrónico (taxelsalvador@consortiumlegal.com).