Esfuerzos regulatorios en materia Fintech en Guatemala

En Guatemala aún no existe legislación o regulación específica aplicable a las Fintech. Sin embargo, debido al rápido crecimiento y evolución de este ecosistema en el país, la Junta Monetaria, a través de las propuestas de la Superintendencia de Bancos (SIB), ha emitido, en los últimos cinco años, normativas relacionadas con la gestión de riesgos tecnológicos e incluso un anteproyecto de ley de entidades operadoras de dinero electrónico (“el Anteproyecto”).

El anteproyecto tiene como objetivo establecer el marco normativo para la prestación de servicios de dinero electrónico en el país y, para tal propósito, define el término “dinero electrónico” como la representación digital del dinero que cuenta con las siguientes características:

    1. Es por un valor igual al del dinero recibido por la entidad operadora de dinero electrónico;
    2. Constituye, para la entidad operadora de dinero electrónico, una obligación de pago exigible de dinero electrónico por el monto equivalente al dinero entregado;
    3. Está registrado digitalmente en un sistema o dispositivo electrónico o magnético u otros medios similares;
    4. Es aceptable como medio de pago por personas individuales o jurídicas distintas de la entidad operadora de dinero electrónico;
    5. Es convertible en forma inmediata a dinero en efectivo;
    6. No constituye un depósito a la vista o de ahorro y no está cubierto por los fondos de protección de depósito;
    7. No genera intereses, rendimientos o retribuciones financieras de ningún tipo;
    8. No está sujeto a encaje bancario ni reserva de liquidez.

Los bancos y entidades de microfinanzas de ahorro y crédito podrán realizar operaciones y prestar servicios de dinero electrónico si cumplen con la obligación de constituir el depósito en garantía establecido en el anteproyecto. 

El anteproyecto define y regula a los principales actores que intervendrían en las operaciones y actividades relacionadas con el dinero electrónico, siendo estos las entidades operadoras de dinero electrónico y los agentes de dinero electrónico.

Las entidades operadoras de dinero electrónico serán las personas jurídicas autorizadas para efectuar operaciones y prestar servicios relacionados con dinero electrónico. Se deberán constituir como sociedades anónimas y tendrán como único objeto efectuar operaciones y prestar servicios con dinero electrónico.  La Junta Monetaria autorizará o no la constitución de dichas entidades, previo dictamen de la Superintendencia de Bancos. El anteproyecto también permite que estas entidades formen parte de un grupo financiero sujeto a la existencia de control común, propiedad, administración, uso de imagen corporativa o decisión de control común entre ésta y la empresa controladora o el banco responsable del grupo financiero.

El agente de dinero electrónico será la persona individual o jurídica que realiza una actividad comercial, con la que una entidad operadora de dinero electrónico suscribe un contrato para que, por cuenta de ésta, pueda efectuar operaciones y prestar los servicios indicados en el contrato.

El anteproyecto define 3 tipos de cuentas que podrán existir y las diferencia por el uso y titular de cada una, siendo estas:

    • Cuenta de dinero electrónico: es el registro en el que el operador de dinero electrónico llevará cuenta detallada del dinero entregado por el titular, así como las transacciones realizadas en ésta;
    • Cuenta particular de dinero electrónico: es la que podrá abrir una persona individual a su nombre, sin fines de comercialización y de manera simplificada. No se define que debe entenderse por simplificada; y
    • Cuenta especial de dinero electrónico: es la que abrirá una persona individual o jurídica para realizar actividades comerciales, profesionales y otras propias de la naturaleza de sus actividades.

En uno de sus capítulos, el anteproyecto establece que, para la adecuada administración de los riesgos de liquidez, operacional, tecnológico y otros, las entidades operadoras de dinero electrónico deberán observar los reglamentos emitidos por la Junta Monetaria, a propuesta de la SIB.

El anteproyecto establece las condiciones que deben cumplir las transacciones de dinero electrónico, entre las que se incluyen la identificación de los participantes, la verificación de la autenticidad de los instrumentos utilizados y la seguridad de los datos de la transacción.

Asimismo, el anteproyecto enumera las operaciones y servicios que las entidades operadoras de dinero electrónico podrán efectuar:

    1. Abrir cuentas de dinero electrónico por el monto del dinero recibido;
    2. Convertir dinero a dinero electrónico en la misma moneda que se recibe;
    3. Convertir dinero electrónico a dinero en la misma moneda que se recibió;
    4. Realizar transferencias entre cuentas de dinero electrónico expresadas en la misma moneda;
    5. Realizar transferencias entre cuentas de dinero electrónico y cuentas bancarias, para convertir a dinero electrónico o dinero, por instrucción del titular de una cuenta de dinero electrónico;
    6. Efectuar pagos a entidades prestadas de servicios y a comercios afiliados, por instrucción del titular de una cuenta de dinero electrónico;
    7. Acreditar a cuentas de dinero electrónico, por cuenta de terceros;
    8. Pagar remesas internacionales a titulares de cuentas de dinero electrónico;
    9. Comprar y vender dólares de los Estados Unidos de América a los titulares de cuentas de dinero electrónico para las operaciones que éstos realicen con la entidad operadora de dinero electrónico, con la anuencia del titular de la cuenta de dinero electrónico.

De igual manera, el anteproyecto instituye y regula la figura del depósito de garantía, el cual consistirá en la cuenta de depósito no remunerado, en moneda nacional y en dólares de los Estados Unidos de América, según corresponda en el Banco de Guatemala. Esto riene que ser equivalente, como mínimo, al 100% de los saldos de las cuentas de dinero electrónico que garantizará los saldos de las cuentas de dinero electrónico y serán inembargables.

Asimismo, el anteproyecto establece que podrá existir una cámara de compensación de dinero electrónico que podrá ser pública o privada y, mediante la cual, se compensarán y liquidarán en el Banco de Guatemala, las operaciones realizadas entre las entidades operadoras de dinero electrónico utilizando los recursos existentes en la o las cuentas de depósito en garantía.

La estructura, e incluso ciertos artículos del anteproyecto, tales como los relativos al régimen legal aplicable, requisitos, calidades e impedimentos de los accionistas, miembros del consejo de administración y gerentes y capital mínimo requerido, entre otros, son muy similares a la estructura y contenido de la Ley de Bancos y Grupos Financieros y en la Ley de la Actividad Aseguradora.

Actualmente la SIB aún está recibiendo comentarios de los diferentes sectores a quienes les presentó el anteproyecto previo a presentarlo para su aprobación como iniciativa de ley ante el Congreso de la República.