Sociedades por acciones simplificadas en El Salvador

En la plenaria del 6 de diciembre de 2023, la Asamblea Legislativa de El Salvador aprobó una serie de nuevas reformas el Código de Comercio con las que se busca implementar ciertas disposiciones con elementos innovadores que faciliten los negocios en el país e impulsen la economía y contribuyan al crecimiento económico. Todo esto mediante la modernización de la legislación mercantil, adaptándola a las dinámicas actuales del comercio nacional e internacional y valiéndose de los avances tecnológicos para conseguirlo.

En ese sentido, se introdujo un nuevo capítulo sobre las Sociedades por Acciones Simplificadas (SAS), inspiradas en la ley modelo de la Organización de Estados Americanos. La implementación de este nuevo tipo de sociedades pretende fomentar el desarrollo económico al ampliar las opciones de constitución de empresas, reducir la burocracia mediante formularios en línea a través del Registro de Comercio y del Centro Nacional de Registros y aboliendo obstáculos como la inclusión financiera y bancaria para los empresarios que buscan establecerse formalmente en el país.

Algunos puntos clave destacados en relación con las SAS en El Salvador son:

    1. Naturaleza mercantil: Aunque las actividades de la SAS pueden variar, la legislación establece que tendrán una naturaleza mercantil, independientemente de las actividades previstas en su finalidad.
    2. Responsabilidad limitada: Los accionistas de la SAS tendrán responsabilidad limitada hasta el monto de sus respectivos aportes. Esto significa que, salvo decisión judicial, los accionistas no serán responsables por las obligaciones laborales, tributarias u otras de la sociedad.
    3. Constitución unipersonal: La principal característica e innovación es la posibilidad de que se constituyan de forma unipersonal, lo que permitiría que una sola persona natural o jurídica sea el único accionista.
    4. Capital social: El monto económico de constitución de estas sociedades será fijado por los accionistas, debiendo establecerse libremente a partir del mínimo de $1.
    5. Proceso simplificado: La constitución, modificación, transformación, disolución, liquidación y otros actos sociales de las SAS se llevarán a cabo mediante formularios proporcionados por el Registro de Comercio, lo cual, eliminara la necesidad de escrituras públicas u otras formalidades adicionales para su constitución.
    6. Transformación: Cualquier sociedad podrá adoptar el tipo de SAS por medio de su transformación o fusión.
    7. Libertad en la determinación estructural: El documento constitutivo de la SAS tiene la libertad de determinar la estructura orgánica, las normas de funcionamiento y las facultades y obligaciones de cada órgano.
    8. Fusiones entre sociedades salvadoreñas y extranjeras. Se impone a notarios o suscriptores la tarea de verificar y presentar la documentación de sociedades extranjeras en fusiones, incluyendo la aprobación de la Superintendencia de Competencia cuando sea requerida. Se introduce un nuevo procedimiento para las sociedades salvadoreñas que participan en fusiones con entidades extranjeras, las cuales deberán solicitar la cancelación de su registro en el Registro de Comercio de El Salvador, adjuntando documentación que demuestre que la fusión ha sido inscrita en el país extranjero. (este numeral es una reforma aplicable a todas las sociedades mercantiles)
    9. Reuniones virtuales: Las reuniones del Órgano de Administración de la sociedad (Junta Directiva) se regirán por lo establecido para las sociedades anónimas, permitiendo el uso de cualquier medio tecnológico que asegure la identificación de los asistentes, la confidencialidad y la conservación de la información.

Cabe destacar que no solo El Salvador cuenta con este tipo de sociedades, sino que otros países, incluso latinoamericanos las han adoptado. Por ejemplo, en la legislación colombiana, las SAS fueron creadas mediante la Ley 1258 de 2008, con el objetivo de facilitar la creación de empresas en el país y fomentar la inversión extranjera, caracterizándose por su flexibilidad y libertad contractual, lo que permite a los socios ajustar el modelo societario conforme a sus requerimientos. Sin embargo, su implementación ha generado controversias, ya que se ha evidenciado su uso para actividades ilícitas, evasión de impuestos y responsabilidades en cuanto a la evasión de seguridad social de los empleados.

Otro ejemplo se da en Argentina, donde la Ley de Sociedades Comerciales fue modificada en 2017 para incluir la figura de la Sociedad por Acciones Simplificada (SAS), posterior a lo cual, se han constituido varias de estas sociedades en el país debido a la simplificación del proceso de registro, la reducción de los costos y requisitos formales. No obstante, también se han planteado preocupaciones sobre la falta de control y supervisión adecuados por parte de los organismos reguladores y la necesidad de establecer requisitos más estrictos para garantizar la transparencia y la responsabilidad.

Por todo lo anterior se concluye que este tipo de sociedades sin duda abrirá una amplia ventana para la formalización del comercio dada su gran facilidad para constituirse y operar. Sin embargo, se deberá estar atentos a las reacciones que en el país se tengan, en la espera que las ventajas de su implementación sean mayores que cualquier contingencia debido a su gran flexibilidad.