Listados de OFAC y Ley Magnitski y como se relacionan con compliance

Surgen múltiples reacciones y dudas relacionadas a los diferentes avisos que se han compartido en medios públicos que informan que existen sujetos individuales o personas jurídicas que han sido sancionados por la Ley Magnitski y, en consecuencia, incluidas en listados de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (Office of Foreign Assets Control – en adelante OFAC– por sus siglas en inglés). A continuación, brindaremos una breve explicación sobre estos temas, así como su relevancia dentro de los sistemas de compliance en las empresas.

  • La OFAC y la Ley Magnitski

De acuerdo con su propia página de internet[1], la OFAC es una dependencia del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos que administra y aplica sanciones económicas y comerciales basadas en la política exterior y los objetivos de seguridad nacional de los Estados Unidos. Estas sanciones se imponen en contra de países y regímenes extranjeros específicos que amenazan la seguridad nacional, la política exterior o la economía de los Estados Unidos y pueden ser integrales o selectivas, utilizando el bloqueo de activos y restricciones comerciales.

La OFAC fue creada formalmente en el mes de diciembre de 1950, teniendo como antecedente la Oficina de Control de Fondos de Extranjeros (la FFC por sus siglas en inglés) que surgió a inicios de la Segunda Guerra Mundial. Su objetivo histórico fue el de impedir el uso nazi de divisas y valores de los países ocupados y evitar la repatriación forzosa de fondos pertenecientes a nacionales de esos países.

La OFAC ha administrado y publicado listados de diversas sanciones impuestas como consecuencia de la aplicación de regulación vigente en los Estados Unidos. Parte de las sanciones que pueden ser administradas por la OFAC son las derivadas de la Ley Magnitsky de rendición de cuentas en materia de derechos humanos mundiales, la cual, a partir de la orden ejecutiva 13818, del 20 de diciembre del 2017, es aplicable a nivel mundial. El objetivo de esta ley es actuar contra los responsables de graves violaciones de derechos humanos y actos de corrupción en todo el mundo.

De acuerdo con sus mismas aclaraciones, la OFAC establece que su interés en este tipo de sanciones se debe a que los abusos contra derechos humanos y el tema de corrupción amenazan la estabilidad de los sistemas políticos y económicos internacionales. La designación de un sujeto en este tipo de listado impone consecuencias tangibles y significativas a quienes cometen este tipo de abusos y protege el sistema financiero de Estados Unidos.

Todas las personas estadounidenses deben cumplir con las regulaciones de la OFAC, incluidos los ciudadanos estadounidenses, los extranjeros residentes permanentes (independientemente de dónde se encuentren), las personas y entidades dentro de los Estados Unidos, las entidades incorporadas en este país y sus sucursales en el extranjero. 

Las consecuencias de estas sanciones que publica OFAC son, entre otras, las siguientes:

    1. Todos los bienes e intereses en bienes de la persona sancionada que se encuentren en Estados Unidos o que estén en poder o bajo control de personas estadounidenses quedan bloqueados y deberá informarse sobre estos a la OFAC;
    2. Quedan bloqueadas todas las entidades en las que el 50 por ciento o más pertenezca, directa o indirectamente, individual o colectivamente, a una o más personas designadas;
    3. Se prohíben, de manera general, todas las transacciones por parte de personas estadounidenses o personas dentro de Estados Unidos (o en tránsito) que impliquen bienes o intereses en bienes de personas designadas o bloqueadas;
    4. Se prohíbe realizar cualquier contribución o aportación de todos, bienes o servicios por, para o en beneficio de cualquier persona sancionada, así como recibir cualquier contribución o aportación de fondos, bienes o servicios de tales personas.

Por el incumplimiento de estas pautas de comportamiento se puede imponer al infractor sanciones civiles y penales que pudieran superar los miles de dólares, variando el tipo de programa de sanciones. Los montos son ajustados anualmente.

  • Implicación de este listado en materia de compliance

La consulta a listados internacionales, en este caso OFAC, cobra relevancia en aspectos de compliance, especialmente, dentro del sistema de prevención de lavado de dinero y financiamiento al terrorismo. Tal como se visualizó en los párrafos anteriores, las sanciones publicadas aparejan consecuencias a nivel económico y comercial que afectan a los sujetos sancionados y a los vinculados a ellos.

Por esto, se sugiere que la consulta de este tipo de listados y generación de alertas forme parte obligatoria de los sistemas de prevención de lavado de dinero y financiamiento del terrorismo, dentro del ámbito de la evaluación y calificación de las personas individuales o jurídicas con las que se tengan relaciones comerciales. Los resultados encontrados brindarán una visión objetiva sobre posibles riesgos de corrupción, así como de temas de tráfico ilegal, narcotráfico, lavado de dinero o terrorismo.

Inclusive, este tipo de consulta debería de realizarse tanto al inicio como en la continuación de relaciones comerciales, detallándose su obligatoriedad y momentos de consulta en los códigos de ética, lineamientos de gobierno corporativo, evaluación de contrataciones nuevas y prevención de delitos financieros.

La ausencia de estas consultas eleva el riesgo de iniciar o mantener relaciones comerciales con personas que pudieran aparejar riesgos de carácter reputacional, posible suspensión de relaciones comerciales con otras entidades de los Estados Unidos o incluso, riesgo de incobrabilidad o incumplimiento de contratos. Estos riesgos son totalmente latentes, pues los sujetos incluidos en estos listados han brindado la convicción racional de estar vinculados en hechos de naturaleza delictiva, por lo que es igualmente racional considerar que ellos desean aparentar negocios lícitos en entidades ajenas a ellos. Por lo tanto, nuestras entidades, sin saberlo, podrían ser el vehículo adecuado para realizar esta legitimación o limpieza de activos.

Ante estos riesgos, reiteramos que es necesario reforzar o establecer como obligatoria la revisión de los listados de OFAC, inclusive ahora con mayor interés, tomando en consideración que varios sujetos de Centro América han sido agregados. La obligatoriedad puede establecerse dentro de las políticas de debida diligencia, específicamente a la política de conozca a su cliente. Además, igualmente debería de considerarse la necesidad de brindar al personal capacitaciones, instrucciones sobre el uso del canal de denuncias, participación en investigaciones y posibilidad de recibir medidas disciplinarias. Solo de esta forma las políticas podrían considerarse efectivas y agregar valor a la entidad.

Este tipo de revisiones, así como la redacción de políticas, pueden ser atendidos a través de nuestras oficinas a nivel regional para unificar las mismas y para contribuir, oportunamente, en el fortalecimiento de sus programas de compliance, ya que las políticas deberán de redactarse en un lenguaje fácil y deben ser relevantes en las actividades diarias de los empleados, proporcionando respuestas y orientaciones objetivas. El resultado de esta política es el de instalar la capacidad de cada trabajador la posibilidad identificar, interceptar, escalar e informar de la existencia de cualquier sujeto dentro de los listados de OFAC que pudieran causar daños por su contratación.  

[1] https://ofac.treasury.gov/