Starlink: el acceso universal al internet

En las últimas horas Starlink, sistema satelital de órbita terrestre baja (“LEO” por sus siglas en inglés) y desarrollado por “SpaceX” empresa del multimillonario Elon Musk, ha publicado que ya se encuentra disponible el acceso a Internet en el territorio hondureño a través de su sistema. Lo anterior vuelve importante referirnos a la vinculación entre los esfuerzos por garantizar y promover el acceso al Internet, ahora concebido como un derecho humano (Resolución del 4 de julio de 2018 de la Organización de las Naciones Unidas), y la capacidad de acceso ofrecida, en este caso, por Starlink.

Cuando se habla de derechos humanos, generalmente asociamos conceptos como libertad, democracia, igualdad, entre otros. Ahora bien, específicamente la resolución adoptada por la ONU y denominada “Resolución sobre promoción, protección y disfrute de los derechos humanos en Internet, destaca la importancia de proteger y garantizar el ejercicio, así como el buen desempeño de los derechos humanos en línea.

La referida Resolución señala que es de gran importancia fomentar la seguridad y la confianza en Internet, particularmente en materia de libertad de opinión y de expresión, así como la privacidad y otros derechos humanos, con el objetivo de que Internet sirva como el facilitador del desarrollo y la innovación en conjunto con gobiernos, sociedad civil, sector privado, la comunidad técnica y medios académicos, entre otros.

De igual manera, han existido iniciativas y resoluciones que destacan la importancia del acceso a Internet en el ejercicio de otros derechos humanos. A continuación, se mencionan algunas de ellas: la Resolución de las Naciones Unidas (2016): En el año 2016, el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas aprobó una resolución que condenaba las violaciones de derechos humanos en línea y afirmaba que el mismo conjunto de derechos que las personas tienen fuera de línea también deben ser protegidos en línea, incluido el derecho a la libertad de expresión. Aunque no declaraba explícitamente el acceso a Internet como un derecho humano, reconocía la importancia de la libertad en línea; Relator Especial de la ONU (2011): En el año 2011, el Relator Especial de las Naciones Unidas sobre la promoción y protección del derecho a la libertad de opinión y expresión emitió un informe en el que afirmaba que el acceso a Internet es un medio clave para ejercer la libertad de expresión y opinión; y la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT): La UIT, una agencia especializada de las Naciones Unidas, ha destacado la importancia del acceso a las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), incluido Internet, para el desarrollo sostenible y la inclusión digital.

Si bien es cierto el acceso a Internet se ha concebido en la actualidad como un derecho humano, es un tema que sigue siendo objeto de debate en la comunidad internacional. La discusión gira en torno a si el acceso a la información y a las comunicaciones, facilitado por Internet, debería considerarse un derecho fundamental o no. Aquí hay algunas perspectivas clave en este debate: en primer lugar, los Tratados de Derechos Humanos, como hemos mencionado, reconocen derechos como la libertad de expresión, la libertad de asociación y el derecho a la educación, y, por lo tanto, se alega que el acceso a Internet es esencial para ejercer estos derechos en la era digital. En segundo lugar, la inclusión digital se ha convertido en un componente importante para el desarrollo económico y social. El acceso a Internet puede facilitar oportunidades educativas, económicas y de participación ciudadana, y su ausencia puede contribuir a la brecha digital.

Sin embargo, existen aún muchos desafíos en la implementación de este concepto, por ejemplo, la falta de acceso a Internet en algunas regiones puede deberse a factores económicos, infraestructurales o políticos. Además, algunos críticos argumentan que enfocarse en el acceso a Internet podría desviar la atención de otras necesidades básicas.

Ahora, ¿que ofrece Starlink y como se vincula al derecho al acceso universal al Internet? Para contestar la interrogante, es importante mencionar de manera general la forma en que esta opción opera: tal como se ha publicado por la misma compañía, su objetivo principal es proporcionar acceso a Internet de alta velocidad en áreas donde la conectividad tradicional es limitada o inexistente. Pero ¿cómo opera Starlink para alcanzar este objetivo? De forma general, se describirá cómo funciona el referido sistema:

  • Satélites en Órbita Baja: Starlink opera una constelación de satélites que orbitan la Tierra en altitudes mucho más bajas que los satélites de comunicación tradicionales. Esto reduce significativamente la latencia y mejora la velocidad de la conexión.
  • Antenas del Usuario (Terminal del Usuario): Los usuarios de Starlink reciben una terminal del usuario, que es una antena parabólica de tamaño moderado y fácil de instalar en el lugar donde se desea recibir el servicio de Internet.
  • Conexión entre Satélites y Antenas del Usuario: La antena del usuario se comunica directamente con los satélites en órbita baja. A medida que los satélites se desplazan por el cielo, la antena apunta automáticamente a la que proporciona la mejor señal en ese momento.
  • Red de Tierra y Enlaces de Satélite: La red de satélites se comunica entre sí y con estaciones terrestres en la Tierra, formando un sistema complejo para transmitir la señal desde y hacia los usuarios.
  • Transmisión de Datos: Los datos viajan desde la estación terrestre a través de la constelación de satélites hasta la antena del usuario y viceversa. Esto proporciona acceso a Internet de alta velocidad, incluso en áreas remotas o rurales.

Si bien el reconocimiento del acceso a Internet como un derecho humano varía entre diferentes países y regiones, y las perspectivas sobre este tema han ido cambiando en el transcurso del tiempo, pero debemos reconocer que la puesta en operación y la capacidad de “bañar” el Territorio Nacional mediante la tecnología satelital de Starlink, es definitivamente un avance en reducir la brecha digital, que disminuye a las disparidades en el acceso y uso de la tecnología de los hondureños.