Regímenes con beneficios fiscales en Costa Rica

Anamari Echeverría

Anamari Echeverría

La actual Ley del Régimen de Zonas Francas de Costa Rica nace en 1990 con el objetivo principal de atraer inversión extranjera para la generación de empleo. Actualmente existen alrededor de 500 empresas beneficiarias de esta ley, las cuales generan una contribución absoluta del 15,2% del PIB, según estudios de la Promotora del Comercio Exterior (PROCOMER), lo que representa un aporte de aproximadamente $2.5 por cada dólar exonerado.

En cuanto al empleo, es una de las fuentes de generación de trabajo más importantes del país. A esto se le suma que los salarios pagados son cada vez son más competitivos dado que se considera que el salario promedio es 1.2 veces mayor que el de un trabajador del sector privado. De igual forma, el crecimiento sostenido de estas empresas ha generado que, cada día más, los niveles de sofisticación de los procesos para el desarrollo de sus productos y servicios también se hayan permeado en los proveedores de este sector de la economía.

Las empresas beneficiarias del Régimen de Zonas Francas gozan de incentivos fiscales muy atractivos, algunos de los cuales no tiene tienen límite de disfrute. Sin embargo, si existen aquellos que están limitados en el tiempo.

Las actividades autorizadas en el Acuerdo Ejecutivo de cada empresa beneficiaria de la ley disponen que podrán gozar de las exoneraciones sin límite de tiempo, tales como 100% de exoneración sobre el impuesto al valor agregado y los aranceles de importación sobre equipo, maquinaria, mobiliario, materia prima, entre otros y exoneración del 100% sobre las remesas al exterior. Las exoneraciones limitadas a 10 años son la del impuesto de patente municipal, impuesto sobre los bienes inmuebles y el impuesto sobre traspaso de bienes inmuebles. Finalmente, la exoneración más relevante, el impuesto sobre la renta, dependerá de la ubicación y clasificación de la empresa.

A manera de ejemplo, las empresas de servicios, comercializadoras, instituciones administradoras de parque y las empresas procesadoras del inciso F Megaproyecto (más de 100 empleados e inversión de $10 millones) ubicadas dentro de la Gran Área Metropolitana (GAM), gozan de una exoneración del impuesto sobre la renta del 100% los primeros 8 años una vez otorgado el Régimen de Zonas Francas, 15% los siguientes 4 años y un 30% iniciando 12avo año de otorgado el régimen.

La misma clase de empresas instaladas fuera de la GAM gozan de una exoneración del impuesto sobre la renta del 100% los primeros 12 años y 6% los siguientes seis años para completar un impuesto del 30% iniciando en el año 18. Las empresas procesadoras del Inciso F instaladas en la GAM que producen, ensamblan o procesan bienes, estarán sujetas a una tarifa del 6% desde el inicio de operaciones productivas por los primeros 8 años y 15% los siguientes 4 años.

La intención del legislador fue atraer inversión con el fin de crear fuentes de trabajo y encadenamientos, y a cambio, se crea un régimen de incentivos fiscales para el disfrute de la empresa beneficiaria del Régimen de Zonas Francas en Costa Rica.

Ahora bien, la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) y países de la G20, han tomado la batuta para crear un nuevo modelo fiscal que sería aplicable a nivel global. Para ello creó el Pilar 2, en donde se establece un impuesto global mínimo del 15% de tasa efectiva sobre los ingresos globales de empresas multinacionales con más de 750 millones de euros en sus ventas consolidadas.

Dicho impuesto podrá cobrarse en el país en donde se genere el ingreso, el país de su casa matriz o en el país de cualquier subsidiaria de la empresa del mismo grupo. De esta forma, para poder cobrarlo, adicional o complementario, los países deberán de crear legislaciones acordes para estos efectos. Costa Rica no se escapa de esto por cuanto la materia impositiva es privativa de ley, por lo que nuestros legisladores deberán de ponerse de acuerdo para determinar si nos uniremos a los países que ya cuentan con esta legislación. Tal es el caso de Japón, Qatar y otros países que están en proceso de implementación o en el proceso de crear una normativa para el próximo año (Alemania, Italia, Francia e Irlanda, Australia y Nueva Zelanda entre otros). Claro está que el Estado deberá de velar siempre por fortalecer e impulsar el modelo de desarrollo del Régimen de Zonas Francas del cual sus beneficios son ampliamente conocidos y comprobados para el país.