Técnica del impuesto por ganancias de capital. Regla general en Nicaragua

En este artículo, repasaremos las disposiciones generales relativas a la técnica para la determinación del Impuesto sobre la Renta (IR) por ganancias y pérdidas de capital de conformidad con la Ley de Concertación Tributaria (“LCT”) y su Reglamento (“RLCT”), aplicable a contribuyentes no exentos por el art. 77 LCT, respecto de rentas no exentas establecidas en art. 79 LCT o disposiciones legales especiales.

El art. 3 LCT establece que el IR grava las rentas de fuente nicaragüense por ganancias de capital. El art. 15 LCT define las ganancias y pérdidas de capital como “las variaciones en el valor de los elementos patrimoniales del contribuyente, como consecuencia de la enajenación de bienes, o cesión o traspaso de derechos. Asimismo, constituyen ganancias de capital las provenientes de juegos, apuestas, donaciones, herencias y legados, y cualquier otra renta similar.” Por su parte, el art. 16 LCT regula los vínculos económicos de las rentas por ganancias y pérdidas de capital de fuentes nicaragüenses, estableciendo una lista de este tipo de renta comprendiendo dos supuestos:

    1. Aquellas obtenidas en Nicaragua, por resientes y no residentes;
    2. Las devengadas o percibidas fuera del territorio nacional por residentes, siempre que provengan de activos y capital de origen nicaragüense.

Por su parte, el art. 75 LCT dispone las normas a considerar para determinar el momento en que se realiza el hecho generador del impuesto de rentas de ganancias y pérdidas de capital estableciendo, como regla general, que éste ocurra cuando se produce la transmisión o enajenación de activos o cesión de derechos. Cuando la enajenación ocurre con ocasión de constitución de una entidad o aumento de su capital, se dispone que el momento en que ocurre el hecho generador será cuando se produzca el aporte.

La base imponible será, de conformidad con el art. 82 LCT para el caso de transmisiones o enajenaciones onerosas o a título gratuito, la diferencia entre el valor de transmisión y su costo de adquisición. Para determinar el costo de adquisición, el art. 83 LCT establece que este comprende el importe pagado, el costo de las inversiones y mejoras, así como los gastos inherentes a la adquisición, deduciendo las cuotas de amortización o depreciación aplicadas. El costo determinado se actualizará conforme a las variaciones del tipo de cambio respecto al dólar. El valor de transmisión será el monto percibido por el transmitente o enajenante siempre que no sea inferior al valor de mercado o el valor catastral para el caso de bienes sujetos a inscripción ante una oficina pública. Cuando la transmisión sea a título gratuito, el art. 84 LCT dispone que la ganancia de capital corresponderá al valor total de la transmisión al precio de mercado, deduciéndose únicamente los gastos de transmisión.

En caso de existir pérdidas de capital, los contribuyentes residentes o con establecimiento permanente, pueden solicitar a la Administración Tributaria su compensación contra ganancias que perciban hasta en los tres períodos fiscales siguientes, sujeto a las reglas de los arts 85 y 86 LCT.

Como regla general, la tasa impositiva, es decir la alícuota del impuesto, será del 15% de conformidad con el art. 87 LCT.

El IR que pagar será el monto que resulte de aplicar la alícuota a la base imponible (art. 88 LCT) mediante retenciones definitivas (art. 89 LCT) presentando declaración y pago dentro del quinto día del mes calendario siguiente (art. 67 RLCT) por parte del agente retenedor.

Considerando las disposiciones legales citadas, una adecuada gestión del impuesto por ganancias de capital comprende los siguientes 7 pasos:

    1. Determinar si la enajenación, transmisión, traspaso o aporte ha generado una renta por ganancia de capital;
    2. En caso exista una renta por ganancia de capital, determinar si la renta generada puede considerarse de fuente nicaragüense;
    3. En caso de que se determine la renta por ganancia de capital de fuente nicaragüense, confirmar que no existen exenciones subjetivas, objetivas o reglas especiales a considerar según la naturaleza de la transacción que haya generado la ganancia;
    4. Confirmar fecha en que se ha realizado el hecho generador;
    5. Determinar la base imponible según las reglas indicadas, en base a la documentación de soporte de la transacción y sus antecedentes;
    6. Calcular el impuesto a pagar aplicando la alícuota a la base imponible;
    7. Proceder con la declaración y pago del impuesto según el cálculo realizado.

De esta forma, los contribuyentes pueden implementar la técnica del impuesto cumpliendo con sus obligaciones formales. En caso de tratarse de operaciones entre partes relacionadas, se debe tomar en cuenta que puede ser necesario contar además con un estudio de precios de transferencia. En caso contrario, puede ser conveniente para el soporte de la operación, contar con avalúos independientes.