Recomendaciones del grupo de acción financiera internacional (GAFI) para Nicaragua

Por Rodrigo Taboada, Consortium Legal – Nicaragua

El Grupo de Acción Financiera Internacional (“GAFI”) es un organismo multidisciplinar, con expertos en temática jurídica, financiera y operativa, encargado de promulgar un marco internacional de las normas de prevención del blanqueo de capitales. Para llevar a cabo tal fin, el GAFI ha publicado en los últimos años una serie de 40 “Recomendaciones” que consisten en un marco conceptual que requiere la implementación legal y normativa en cada país miembro para adaptar su marco regulatorio a estos estándares internacionales.

En Octubre del 2017, el Grupo de Acción Financiera de Latinoamérica (“GAFILAT”) publicó su Informe de Evaluación Mutua de Nicaragua, en el que expone las medidas Anti Lavado de Activos y Contra el Financiamiento del Terrorismo (“ALA/CFT”) existentes en Nicaragua, analiza el nivel de cumplimiento respecto de las Recomendaciones del GAFI al evaluar la efectividad del sistema ALA/CFT y ofrece alternativas sobre cómo fortalecer dicho sistema.

Al analizar dicho Informe, considerando la importancia de la prevención de lavado de dinero en  el sector financiero, nos parece oportuno destacar ciertos aspectos del mismo.

El Informe señala que Nicaragua cuenta con disposiciones legislativas, normativas y un marco institucional que le permiten combatir, hasta cierto punto, el Lavado de Activos (“LA”) y el Financiamiento del Terrorismo (“FT”). Señala que el marco normativo vigente tiene deficiencias que limitan la efectividad general del sistema y, aunque Nicaragua cuenta con tres autoridades administrativas vinculadas a la regulación y prevención del LA/FT – la  Superintendencia de Bancos y de Otras Instituciones Financieras (SIBOIF), la Comisión Nacional de Microfinanzas (“CONAMI”) y la Unidad de Análisis Financiera (“UAF”)- aún quedan fuera del régimen algunas industrias del sector financiero, tales como las arrendadoras financieras, empresas de factoraje y algunas instituciones financieras intermediarias de microfinanzas (“IFIM”).

El informe destaca que las actividades de comercialización de oro, compra-venta de vehículos nuevos y usados, compra-venta de bienes raíces (incluida la construcción), la transferencia electrónica de dinero y, en particular, las actividades de remesas y cambistas se encuentran fuera del alcance del régimen ALA/CFT y son especialmente sensibles para llevar a cabo lavado de activos.

Finalmente, cabe resaltar que Nicaragua cumple, con cierto margen de mejora, con 34 de las 40 Recomendaciones del GAFI. Las 6 Recomendaciones en las que Nicaragua no cumple, versan sobre la ausencia de normas para:

  1. Evitar el Financiamiento de la Proliferación de Armas de Destrucción Masiva;
  2. Regular Actividades y Profesiones No Financieras Designadas;
  3. Obligar a otras entidades no financieras a reportar si tienen motivos razonables para sospechar que algún fondo procede de una actividad delictiva o están relacionados al Financiamiento del Terrorismo.
  4. Fomentar la transparencia del beneficiario final de las personas jurídicas;
  5. Fomentarla transparencia del beneficiario final en estructuras jurídicas, tales como el fideicomiso; y
  6. Prevenir que asociados a criminales participen de casinos como accionistas, socios, directores, gerentes, apoderados o trabajadores.

Sin embargo, en los últimos meses Nicaragua ha dado nuevos pasos para cumplir con las Recomendaciones del GAFI. Por ejemplo, la UAF, en su Resolución N° UAF-N-11-2016, aprobó una nueva normativa en materia de PLA/FT en la cual se incorporan como nuevos Sujetos Obligados –y por tanto sujetos a  supervisión y fiscalización por la UAF- a una serie de entidades cuyo giro de negocio sea el arrendamiento financiero, factoraje, compra-venta de vehículos usados, correduría de bienes raíces, operaciones de remesas y envío de encomiendas, etc.

Por una parte, se puede apreciar que Nicaragua ha mejorado su marco jurídico para prevenir el Lavado de Activos y el Financiamiento del Terrorismo, lo cual, entre otras medidas, ha permitido al país salir de la “lista gris” de aquellos países que presentan deficiencias en la aplicación de las recomendaciones del GAFI. Por otra parte, las autoridades competentes deberán analizar el nuevo Informe del GAFI de este año y sus recomendaciones para determinar la manera de implementar mejor las regulaciones y políticas que permitan una lucha efectiva contra las actividades de lavado de activos y financiamiento al terrorismo.

Posted in: Abogados, Artículo, Banca y Finanzas, Nicaragua, Noticias, País, Publicación
© 2016 - Consortium - Todos los derechos reservados