Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.
Escrito por:
Gustavo Vega, Michelle Suadi, Jaime Vigil
Consortium Legal – El Salvador

 

  1. ¿Qué implicaciones tiene para la empresa el cierre de la sucursal extranjera?

 El cierre de la sucursal extranjera trae consigo implicaciones tanto mercantiles como fiscales. En primer lugar, el cese de facultades estrictamente mercantiles para que la entidad pueda continuar la explotación de sus negocios y llevar a cabo nuevas operaciones o contratos a través de una sucursal, debidamente inscrita en el Registro de Comercio.

Nuestra legislación establece la obligación de inscribir a toda empresa extranjera que desee realizar actos o negocios jurídicos en El Salvador, a través del registro de una sucursal. El proceso consiste en registrar el Pacto Social junto con el resto de documentos mercantiles de la casa matriz, en El Salvador. Si bien, esta es interpretación es al pie de la ley y en la práctica suele darse que muchas empresas extranjeras logran desarrollar programas o proyectos específicos en El Salvador, sin la necesidad de registrar una sucursal en el Registro de Comercio.

Registrar una sucursal en el país, brinda mayor seguridad jurídica para la casa matriz, ya que al comprometer y obligar a la sucursal frente a entidades gubernamentales, para el cumplimientos de obligaciones formales, tanto mercantiles como fiscales, se genera una clara diferenciación entre los actos de la sucursal y la casa matriz exclusivamente en relación a los actos efectuados directamente en El Salvador.

Tomando en consideración la breve introducción y síntesis de aspectos legales sobre el registro de una sucursal, otra de las implicaciones más relevantes que conlleva el cierre de la sucursal, será que los administradores deben suspender las actividades sociales, es decir cualquier acto o contrato en nombre de la entidad, so pena de incurrir en responsabilidad personal, solidaria e ilimitada por la violación de este precepto esto tal y como lo regula el Código de Comercio.

Por otra, parte, la decisión de proceder con el cierre de una sucursal conlleva una potencial auditoría por parte del Ministerio de Hacienda, dado que uno de los requisitos indispensables para efectuar el cierre de todos los registros e inscripciones, tanto ante el Registro de Comercio como el Ministerio de Encomia, Oficina Nacional de Inversiones (ONI) es la presentación de solvencia fiscal por cierre. Esta solvencia, por analogía es la misma solvencia que se utiliza para la disolución y liquidación de una sociedad local, por ello, el Ministerio de Hacienda, dentro de sus facultades puede disponer auditar los últimos tres ejercicios de la sucursal. Generalmente estos procesos suelen ser bastante engorrosos, pues la autoridad intenta garantizar que no existan obligaciones pendientes.

Con respecto a las implicaciones fiscales, la entidad dejaría de ser considerada como un sujeto domiciliado en El Salvador a efectos tributarios, ello implicaría una tributación diferente, ya que las personas jurídicas no domiciliadas tienen por regla general la obligación ante el fisco de pagar el 20% en concepto de Impuesto sobre la Renta o el 25% si la sociedad extranjera (casa matriz) tuviera como domicilio un paraíso fiscal o con nula tributación tal y como dispone el Art. 158 del Código Tributario.

En conclusión, el cierre de la sucursal extranjera implicará que la casa matriz  principal, dejará de tener un vínculo jurídico directo y domicilio mercantil y fiscal en la Republica de El Salvador.

 

  1. ¿Cuáles son los pasos y acciones a seguir para su cierre?

 Para llevar a cabo el proceso de cierre de la sucursal extranjera en El Salvador, dicho proceso se asemeja y equipara a la disolución y liquidación de una sociedad salvadoreña. Si bien el proceso de cierre de una sucursal extranjera, no está normado ni  regulado de forma precisa en el Código de Comercio, norma que rige a las entidades mercantiles, la mayoría de requisitos y pasos a seguir, serán los mismos que se llevan a cabo con una sociedad mercantil, con la salvedad de llevar a cabo un proceso previo ante la Dirección de Comercio e Inversión de la oficina Nacional de Inversiones del Ministerio de Economía.

PASO 1: Presentación de documento de solicitud de cancelación de sucursal ante la Dirección de Comercio e Inversión de la oficina Nacional de Inversiones del Ministerio de Economía.

El documento de solicitud de cierre deberá ser revisado y autorizado por dicha institución

La solicitud deberá contener la siguiente información/ documentación:

  • Generales del solicitante;
  • Petición y declaración del cierre de la sucursal extranjera en El Salvador;
  • Dirección, teléfono, correo electrónico y personas autorizadas para recibir notificaciones;
  • Fecha y firma del representante legal o apoderado con facultades suficientes.

Es importante destacar que dicho documento, deberá justificar el cierre, demostrando que la su sucursal no operó y además que su casa matriz, ya no realiza actividades o proyectos en El Salvador.

La solicitud deberá ser presentada por parte de del representante legal de Casa Matriz, o bien por el representante de la sucursal, siempre y cuando el poder que lo habilita para actuar en El Salvador, disponga expresamente que ostenta las facultades para el cierre de la sucursal. En su caso, puede presentarse la solicitud por medio de apoderados especiales para este proceso en específico. Como recomendación, generalmente se otorga un Poder Especial para Cierre de Sucursal a favor de miembros de nuestra firma, quienes estaremos habilitados para realizar cualquier trámite relacionado al cierre de la misma.

Requisitos para la presentación del escrito de solicitud de cierre, documentación de la sucursal:

  • Punto de acta de acuerdo de Junta Extraordinaria de Accionistas de la casa matriz de la entidad por medio del cual se acuerde el cierre de la sucursal en El Salvador. Dicho documento deberá figurar en original y debidamente legalizado y apostillada. Además, ya que el documento se emite en idioma inglés, deberá ser traducido al castellano, por diligencias notariales de traducción.
  • Solvencia vigente de impuestos internos extendida por la Dirección General de Impuestos Internos del Ministerio de Hacienda.
  • Solvencia en original del Instituto Salvadoreño del Seguro Social (“ISSS”).
  • Solvencia original de ambas Administradoras de Fondos de Pensiones, siendo estas AFP Confía y AFP Crecer para hacer constar que no se cuentan con registros activos como empleador.
  • Copia certificada por Notario del Documento de Identidad vigente del apoderado o representante legal de la sucursal extranjera;
  • Copia del NIT del apoderado o representante legal de la sociedad;
  • Copia certificada por Notario del Poder debidamente inscrito en el Registro de Comercio, en el que debe constar la facultad para realizar trámites de esta naturaleza;
  • Legitimación del Poder, si fuese de años anteriores;
  • Copia certificada sobre el último informe de Auditoría Externa, conteniendo estados financieros de la sucursal debidamente depositados en el Registro de Comercio.

 

PASO 2: Presentación de documento de solicitud de cancelación de sucursal ante el Registro de Comercio.

Una vez obtenida la inscripción de la cancelación de inversión extranjera y cierre de sucursal ante la Dirección de Comercio e Inversión de la Oficina Nacional de Inversiones del Ministerio de Economía, deberá procederse a inscribir dicho instrumento en el Registro de Comercio, Centro Nacional de Registro, institución que será la responsable de cancelar todos los registros y además serán los encargados de dar aviso a la Superintendencia de Obligaciones Mercantiles.

 PASO 3: Presentación de documento de documento cancelación de sucursal ante el Ministerio de Hacienda.

A fin de asegurar y garantizar la cancelación y cierre de todos los registros fiscales de la Sucursal, deberá presentarse escrito ante el Ministerio de Hacienda, anexando la inscripción y resolución de cierre emitidas por el Registro de Comercio y  Oficina Nacional de Inversiones del Ministerio de Economía, para que el Ministerio de Hacienda pueda confirmar que se ha dado aviso y se ha dado por cancelada la sociedad ante dicha institución.

 

  1. ¿Cuánto tiempo dura ese proceso?

Favor tomar en cuenta que para la obtención de la solvencia expedida por el Ministerio de Hacienda relacionada en el numeral anterior, el Ministerio de Hacienda lleva a cabo una fiscalización de la sucursal, la cual abarca la revisión de las obligaciones fiscales y contables de la sucursal en El Salvador durante los últimos 3 años (presentación de declaraciones de IVA y Renta, Estados Financieros, entre otros).

El tiempo estimado de la fiscalización llevada a cabo por el Ministerio de Hacienda podrá variar, y dependerá de la cantidad de información que debe revisar el Ministerio y de la carga de trabajo.

Según nuestra experiencia, este tipo de fiscalizaciones pueden tomar aproximadamente nueve meses, lo cual retrasa el proceso de cierre de la sucursal, ya que es requisito contar con la solvencia del Ministerio de Hacienda para poder inscribir el acuerdo de cancelación de capital extranjero en la Oficina Nacional de Inversiones, tal y como ha sido detallado anteriormente.

Una vez contemos con la solvencia y con la resolución de cancelación del registro de capital extranjero emitida por la Oficina Nacional de Inversiones, se tendrá que realizar el cierre de la sucursal así como la cancelación de matrícula de empresa ante el Registro de Comercio, Alcaldías, Ministerio de Hacienda y proceder con el cierre de las cuentas bancarias de la sociedad. Favor remitirse a la pregunta siguiente, en la que se detallan estos trámites.

Por lo tanto, el tiempo prudencial aproximado para el cierre definitivo de la sucursal es de uno a dos años máximo. Pero en este caso particular, ya que la sucursal nunca operó y probablemente la obtención de la solvencia sea más ágil, dado que no existirán movimientos contables y financieros que deban auditarse.

 

  1. ¿Cuáles son las instituciones que están involucradas en el proceso del cierre de la sucursal?

En base a lo anterior, las instituciones involucradas son la Oficina Nacional de Inversiones, del Ministerio de Economía, el Ministerio de Hacienda, el ISSS, las AFPs, el Registro de Comercio, la Superintendencia de Obligaciones Mercantiles, las Alcaldías  y las instituciones bancarias.

Favor tomar en cuenta que una vez se emita la resolución de cancelación del registro de capital extranjero de la Oficina Nacional de Inversiones se deberá realizar el cierre de la sucursal ante el Registro de Comercio.

Para realizar este cierre es requerido depositar el balance de cierre de la sucursal ante el Registro. Una vez contemos con el cierre de sucursal inscrito en el Registro de Comercio, se deberá solicitar ante la Dirección General de Impuestos Internos (DGII) la des-inscripción de la Sucursal del registro de contribuyentes del Impuesto a la Transferencia de Bienes Muebles y a la Prestación de Servicios (comúnmente conocido como IVA) y posteriormente el cierre definitivo del expediente de la sucursal ante el Ministerio de Hacienda. A la vez, se deberá tramitar el cierre de la sucursal ante la Alcaldía de San Salvador y por último se realizarán los cierren de las cuentas bancarias de la sucursal.

                                                                                                                                    

  1. ¿Cuáles son los costos aproximados de la disolución de la sucursal?

Los derechos de registro por la inscripción del cierre de sucursal, incluyendo el depósito del balance final en el Registro de Comercio tienen un costo aproximado de $25 USD.

En cuanto a la Alcaldía Municipal de San Salvador, dependerá si la entidad está en cumplimiento con todas las obligaciones municipales y las tasas serán calculadas en el momento de realizar el trámite, sin embargo el costo aproximado puede ser de $60 USD.

Favor tomar en cuenta que el resto de trámites son de carácter gratuito por lo tanto no conllevan erogación alguna.

 

  1. ¿Qué tipo de poder se requiere para la disolución de la sucursal?

Para la disolución de la sucursal es necesario que se cuente con un Poder Especial o bien un Poder General Administrativo, Mercantil y Judicial con Cláusula Especial, instrumento mediante el cual otorgarán facultades específicas para el cierre de la sucursal, tanto para realizar los procesos ante el Ministerio de Economía y Registro de Comercio, así como el resto de instituciones que han sido mencionadas en el presente memorando. Igualmente, será importante considerar que el poder debe asegurar la operación pasiva y cumplimiento de todas las obligaciones legales de la sucursal, mientras se realiza el proceso de cierre.

Dicho poder puede ser otorgado a favor de una o más personas, por aquel quien ostente la Representación Legal de la sociedad, recomendamos que los apoderados estén residiendo en El Salvador para efectos de agilizar el proceso para la obtención de firmas en los documentos y autorizaciones de las diversas entidades involucradas.

 

  1. ¿Cuánto tiempo puede pasar la sucursal sin estar operando?

 Siempre y cuando la sucursal esté en cumplimiento con todas las obligaciones mercantiles estrictamente formales que regula el Código de Comercio, así como las obligaciones formales tributarias y municipales, la sucursal se podrá mantenerse “activa” sin realizar operaciones, de manera indefinida.

Entre las obligaciones formales, nos referimos, entre otras a:

  • Renovación de Matricula de Empresa (anualmente)
  • Declaraciones de Impuestos a “0” (mensual y anualmente)
  • Declaración Municipal (anualmente)

 

  1. ¿Qué es más conveniente disolver la sucursal y luego volver a establecerla?

Esto dependerá de las necesidades específicas de la entidad, pero para responder a esta consulta es importante tener en cuenta lo indicado en el primer numeral de este memorando, igualmente es importante considerar las implicaciones del proceso.

Desde un punto de vista jurídico, el cierre de la sucursal puede parecer un proceso un tanto engorroso, debido a los requisitos de solvencias y distintas gestiones ante Oficina Nacional de Inversiones, del Ministerio de Economía y Registro de Comercio, no obstante, son procesos legales en los que normalmente asesoramos y para nuestra firma no será complejo llevarlos a cabo, salvo el plazo del mismo, no consideramos que existan potenciales contingencias para desarrollarlo.

Desde un punto de vista, operativo y comercial, es una gran ventaja contar con una sucursal inscrita en el país, ya que se ha establecido un domicilio y vínculo jurídico formal de la entidad en El Salvador. En cualquier momento, si la empresa decide llevar a cabo nuevos proyectos, actividades, asesorías, etc., en esta jurisdicción, no habrá inconveniente alguno para hacerlo. Es decir, que la entidad estaría en capacidad de reaccionar de forma ágil y rápida ante cualquier oportunidad de negocios en la jurisdicción de El Salvador.

Finalmente, los costos para mantener una sucursal no operativa son sumamente bajos, ello no implicará contar con oficinas o presencia física permanente en el país. En este sentido, nuestra firma ofrece todos los servicios de outsourcing y legales para mantener activa a una sucursal no operativa, entre estos: domicilio fiscal y legal (“registered office”), outsourcing contable y de auditoría para el cumplimiento de obligaciones fiscales, servicios de representación formal por medio de apoderados, siempre y cuando la sociedad no opere. Una vez la sociedad pase a ser operativa se pueden brindar servicios adicionales de representación legal, sujeto a aprobación y revisión en cada caso.

 

  1. ¿Qué gastos implica mantener abierta una sucursal sin que esté operando?

Presentación y pago de las declaraciones tributarias y municipales, renovación de matrícula anual (los aranceles de registro dependerán del activo de la sucursal, el mínimo a pagar anualmente es de $125.72), Depósito anual de Estados Financieros los cuales tienen un costo de $17.14 al año.

 

  1. ¿Existe alguna obligación de efectuar declaraciones de impuestos, a pesar de que la sucursal no tenga ningún tipo de actividad ni ingresos?

Sí, aunque la sucursal no se encuentre en operaciones tiene la obligación de presentar las declaraciones tributarias de IVA, Impuesto sobre la Renta y pago a cuenta a “cero”, en las cuales se vea reflejado que no tiene movimientos contables o ingresos que declarar.

 

  1. ¿En el dado caso que no funcione la sucursal, la empresa tiene que pagar impuestos, cuáles?

En caso que la sucursal no tenga operaciones ni efectúe ninguna operación gravada en el país (y por lo tanto presente las declaraciones a “cero”) del Impuesto sobre la Renta, IVA y pago a cuenta, no deberá pagar impuestos.

Sin embargo, mantiene la obligación formal de presentar la declaración y en su caso, si aplicase, pagar las tasas y demás contribuciones especiales vigentes en el municipio en el que se encuentren los inmuebles de su propiedad o arrendados (si tuviere).

 

  1. ¿Es indispensable que la sucursal cuente con un representante legal y cuáles son las funciones que tiene que realizar si no está funcionando?

Desde el punto de vista mercantil, es indispensable cumplir con la obligación de mantener un representante (apoderado) que resida en el país. Asimismo, el Ministerio de Hacienda requiere también que un Representante o Apoderado de todas las sociedades o sucursales incorporadas de conformidad con la legislación salvadoreña estén de forma física y permanente en el país.

El artículo 358 del Cogido de Comercio, en relación a  las sociedades extranjeras que deseen realizar actos de comercio en El Salvador, en su apartado c) establece que: “el representante nombrado deberá residir permanentemente en el país”.

Asimismo nuestra legislación fiscal, artículos 87 f) y 127 de Código Tributario establecen la obligación para las entidades a designar un representante o apoderado, quien debe estar inscrito ante el Fisco. Además dicho artículo indica que debe ser un representante o apoderado con presencia física permanente en el país.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.