Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.
Escrito por:
Socia, Bertha X. Ortega & Asociado, David Nuñez 
bortega@consortiumlegal.com 
dnunez@consortiumlegal.com
Consortium Legal – Nicaragua

 

En la actualidad, nuestra legislación laboral no regula en forma específica el Teletrabajo como una forma especial de prestación de trabajo. Existen figuras jurídicas similares al teletrabajo tal como el Trabajo a domicilio que está regulado del artículo 150 al 160 del Código del Trabajo, no obstante, no cuenta con los elementos suficiente para considerarlo como Teletrabajo. La Organización Internacional del Trabajo ha determinado como elementos fundamentales del Teletrabajo: a) El trabajo debe realizarse en un espacio físico ajeno a la empresa y podrá realizarse en el domicilio del trabajador o cualquier otra zona de trabajo adecuada; b) La ejecución del trabajo se realiza a través de Tecnologías informáticas y de la comunicación (principalmente computadoras); y c) Debe existir una organización empresarial sui generis que se ajuste al tipo de trabajo que están prestando los trabajadores

En general, a pesar que el teletrabajo se ha convertido en una forma especial de prestación de trabajo, los beneficios y condiciones aplicadas son iguales a las relaciones laborales comunes reguladas en el Código del Trabajo, entre ellos se destacan los siguientes puntos:

a.      Existencia de un contrato laboral en el que se establezca claramente que el objeto del mismo consiste en la prestación del servicio desde un lugar distinto del centro de trabajo y utilizando para su ejecución las tecnologías de la información y comunicación que las partes acuerden.

b.      El establecimiento de un salario libremente pactado por las partes sin que este pueda ser inferior al salario mínimo establecido para el sector económico en el que se preste dicho trabajo.

c.       La jornada máxima de trabajo diurna cuya regla general es de ocho horas diarias y 48 horas a la semana, en el teletrabajo es aplicable la excepción contenida art. 61 inciso d del Código del Trabajo, el cual indica que no estarán sujetos a las limitaciones de la jornada ordinaria aquellos trabajadores que cumplan su cometido fuera del Local del centro de trabajo sin control por parte de la administración de aquel, no obstante, el Código del Trabajo limita esta regulación indicando que estos trabajadores no podrán laborar más de 12 horas y tendrán derecho a un descanso de 4 horas en la forma que acuerden las partes. Dado a la especialidad de esta prestación de trabajo, la excepción y limitantes determinados en el Código del Trabajo no están sujetas al control y vigilancia del empleador por lo que la jornada del trabajo y/o horario es un tema que se resuelve mediante el acuerdo de las partes en firme cumplimiento del Código del Trabajo.

d.      Descanso semanal remunerado (mínimo un día) después de seis días de trabajo continuo u horas equivalentes.

e.      El trabajador tendrá derecho a acumular Vacaciones y Décimo tercer mes. El trabajador acumulará 15 días de vacaciones descansadas y pagadas después de seis meses continuos de trabajo; El Décimo Tercer Mes se pagará después de laborar un año para el empleador. En ambos casos, si finaliza la relación laboral, el empleador está en la obligación de pagar las prestaciones acumuladas hasta la fecha de finalización.

f.        Si el contrato de trabajo se pacta por tiempo indeterminado, tendrá derecho a recibir la indemnización por antigüedad regulada en el art. 45 de nuestro Código del Trabajo.

g.      Inscripción en el régimen obligatorio del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social mediante el cual se tiene protección en caso de enfermedad común, riesgos profesionales, maternidad, invalidez, vejez y muerte.

En materia laboral no existe una diferencia importante entre teletrabajadores y trabajadores regulares, puesto que siempre serán protegidos por las disposiciones contenidas en el Código del Trabajo y la Legislación Laboral complementaria. Sin embargo, a nivel práctico existe una diferencia en temas de Seguridad Social relacionado a determinar si el accidente que puede sufrir un teletrabajador durante el ejercicio de sus funciones podrá ser considerado accidente de trabajo o no, dicha clasificación debe realizarla el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) como autoridad competente.

En la actualidad hemos observado que el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), difícilmente determina como accidente laboral los accidentes sufridos por los teletrabajadores durante el cumplimiento de sus obligaciones laborales, sino que suele clasificarlo como accidente común. Esta clasificación no limitará la asistencia médica inmediata y rehabilitación necesaria del teletrabajador, pero ésta se recibirá únicamente mientras el trabajador continúa afiliado al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social.

Para evitar estos incidentes, es recomendable que la empresa solicite al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social su intervención inmediata para iniciar el proceso de investigación y clasificación del accidente sufrido por el teletrabajador.

En conclusión, el teletrabajo es una forma especial de prestación de trabajo que se ha aplicado en el mundo y Nicaragua no es la excepción, por el momento no contamos con una ley especial que regula esta nueva relación laboral atípica pero las empresas se han ajustado a lo establecido en las leyes laborales generales y el acuerdo legal entre las partes.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.