Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.
Escrito por:
Asociada, Marcela Zelaya 
mzelaya@consortiumlegal.com
Consortium Legal – El Salvador

 

A finales del siglo XIX se dieron inicio a mecanismos que transformaban recursos naturales en energía. La concepción de la electricidad como bien privado, que fomenta economías de escala y la promoción de megaproyectos de transmisión y generación en el sector, omiten de manera consciente e interesada alternativas energéticas sustentables desde el punto de vista social y ambiental. Las causas que dejan a un lado este tipo de proyectos se fundamentan en la ausencia de rentabilidad económica para los intereses inversionistas.

El proyecto SIEPAC (Sistema de Interconexión Eléctrica de los Países de América Central), supone un avance puesto que se suman interconexiones a las redes nacionales de Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Honduras, El Salvador y Guatemala, que permite el intercambio de electricidad y un despacho más eficiente de los sistemas de generación de los países, siendo uno de sus principales objetivos que los países de la región cuenten con un sistema de transmisión más seguro y con una reducción del costo de generación. Esta reducción sería aplicable a la reducción de costes de las energías renovables, lo que permitirá una mejor integración de estas tecnologías en la matriz, y un aumento en la capacidad de transmisión entre países.

La matriz energética se trata de una estructura de los flujos de energía en toda cadena de procesos desde la producción primaria hasta el consumo final de energía, impulsar la diversificación de la matriz energética nacional, promover e incentivar el uso de fuentes de energía renovable y la incorporación de nuevos combustibles es uno de los principales retos del país. A la fecha, el suministro de energía  proviene de la energía denominada como primaria, la cual debe entenderse como aquella que se obtiene en la naturaleza de forma directa o posterior a un proceso de extracción. Actualmente, nuestro país cuenta con energía primaria proveniente de recursos hídricos, recursos geotérmicos, residuos vegetales y a base de las importaciones de petróleo, siendo este último la principal fuente de energía, y es a partir del petróleo que se obtiene los productos energéticos de consumo diario. La energía secundaria por su parte, proviene de los distintos centros de transformación, cuyo destino son los diversos sectores de consumo, como el diésel, gasolina, electricidad, bunker y GLP. El Salvador, como el resto de países de la región, posee una matriz energética con gran dependencia de los derivados del petróleo, lo cual aplica tanto para la generación de energía eléctrica como para los diversos sectores como industria, comercio, servicios y transporte, y los usuarios residenciales.

La diversificación de la matriz energética enfrenta grandes retos, como lo es asegurar un abastecimiento oportuno a un costo razonable, con énfasis en las energías renovables que implique respeto al medio ambiente. Entre éstas, la reducción del consumo mediante la implementación de medidas de eficiencia energética y la identificación de recursos a través de estudios que determinen reducir la dependencia de los derivados del petróleo y permitan la adecuada planificación de nuevos proyectos bajo preceptos de equidad social y reducción de dependencia energética. Se espera que los mismos, sean viables acompañados de marcos legales regulatorios adecuados que permitan su desarrollo, motiven la inversión privada y garanticen el suministro energético a los usuarios finales.

El fomento de las energías renovables a gran escala, implica la viabilidad ambiental, técnica y financiera, que garanticen beneficios concretos, puesto que una mayor facilidad para evacuar la energía forma parte de una estrategia regional para introducir estas tecnologías de generación. No obstante existen dos principales retos a vencer, la principal y más importante son las inversiones locales, .y proyectos a corto y mediano plazo con enfoque nacional.

La línea del SIEPAC fue construida para tener una capacidad inicial de transmisión de 300 megavatios; sin embargo, dicha línea no ha podido aprovecharse en su totalidad en tanto las capacidades de las redes de cada país no se encuentren ajustadas, puesto que a la fecha, existen países cuya red no podría recibir o trasladar estas potencias de flujos regionales e inyectar su consumo individual de manera simultánea.

Se estima que la demanda de energía de la región va en aumento y requerirá instalar 7.000 MW de energía para el año 2020. El Salvador tiene previsto en sus planes energéticos nacionales la integración de fuentes de energía renovable, como lo es el proyecto de nueva generación de 355 MW a base de gas natural licuado, brindando energía limpia y eficiente, cuya planta radicará en el Puerto de Acajutla, Departamento de Sonsonate. El proyecto además de inyectar energía más barata al sistema, brindará al país la oportunidad de liderar el mercado regional, siendo la mayor inversión en la historia del país. Ese proyecto es uno de los que se interconectará con el SIEPAC, en la subestación de Ahuachapán.

Para continuar avanzando en una región independiente energéticamente, aún queda un largo camino por recorrer. Al promover la protección del medio ambiente y la realización de proyectos de energía renovable, no solo debe considerarse la energía limpia, puesto que dicha protección deberá garantizar beneficios a los países, bienestar a las comunidades involucradas, oportunidades laborales y toda una serie de acciones que contribuyan al desarrollo humano y productivo de las zonas colindantes a los proyectos, que contribuyan a la sostenibilidad energética del país.

Asimismo, se vuelve necesario fortalecer el papel normativo del Estado, lo cual no solo implica reformas en la normativa legal aplicable y mantener los incentivos de inversión en proyectos a partir de uso de fuentes renovables de energía. Esto con el fin de contribuir a la protección del medio ambiente, como el otorgamiento de exención de derechos arancelarios de importación, de acuerdo a la capacidad instalada, del pago de impuesto sobre la renta y de todo tipo de impuestos sobre ingresos provenientes directamente de la venta, como lo son incentivos fiscales bajo el marco de la Ley de Incentivos Fiscales para el Fomento de las Energía Renovables en la Generación de Electricidad y Normativa Técnica de proyectos de fuentes renovables. Siendo a su vez, necesaria la reorientación de la política energética, cuyo objetivo sea asegurar el acceso a los mercados energéticos, así como trazar las estrategias energéticas sustentables que contribuyan al desarrollo social y económico del país. Se pretende lograr esto, participando en la consolidación de un mercado regional de electricidad que permita contratos firmes de largo plazo entre países y la interconexión al sistema de transmisión regional, mediante el desarrollo de plantas regionales que permitan el acceso a las economías de escala en plantas de generación a un menor costo localizadas en países de la región.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.