Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.
Escrito por:
Asociada Senior Fabiola Sáenz
fsaenz@consortiumlegal.com
Consortium Legal – Costa Rica

 

Costa Rica es un país privilegiado en diversos aspectos. Cuenta con el 6% de la biodiversidad del mundo[1][1] en tan solo 51.100 kilómetros cuadrados de territorio. Aparte de ser un país de paz, que no tiene ejército desde el año 1.948, su gente “Los ticos” son cálidos, amables y trabajadores. Adicionalmente, dentro de sus riquezas o joyas, se encuentran 14 símbolos patrios que representan e identifican a la nación y sus habitantes, del resto de naciones en todo el mundo.  De este último aspecto o característica se desarrolla el presente artículo, en virtud de la relevancia que reviste para esta nación, la tutela efectiva de sus símbolos patrios.

Los símbolos patrios se definen como elementos que los países han creado con el fin de identificarse y diferenciarse de los otros países.[2] En el caso de Costa Rica, se han declarado los siguientes elementos como dignos representantes de su pueblo y nación: la bandera, el escudo, la música del himno nacional, la guaria morada, el árbol de Guanacaste, el yigüirro, la carreta típica, el venado cola blanca, la marimba, la antorcha de la independencia, el cerro Los Crestones, el manatí del Caribe, las esferas precolombinas de piedra de la región de Diquís y finalmente el Teatro Nacional. Todos los anteriores son una manifestación de la cultura e idiosincrasia costarricense. Lamentablemente, de la totalidad de símbolos patrios, solamente dos gozan de protección concreta ante un uso indebido. La realidad es que únicamente el escudo y la bandera cuentan con normativa expresa que regula su uso, ya que el resto de los símbolos se encuentran dentro de lo que se puede catalogar como una zona gris a nivel jurídico, dado que no están manifiesta o coherentemente contemplados en la legislación.

Legislación existente

  1. Ley 18 de 1.906

El problema de las normas requeridas para la tutela relativa al uso de símbolos patrios no radica en la ausencia de las mismas, sino más bien, en una actualización o modificación de aquellas vigentes y existentes. Costa Rica cuenta con la Ley 18 de 1906, con la Ley de marcas y otros Signos Distintivos y a nivel de instrumentos internacionales, con el Convenio de Paris para la protección de la Propiedad Industrial.  No obstante, la ley[3] específica que regula el uso de símbolos nacionales, se ha quedado corta en el auxilio que merecen todos y cada uno de los símbolos patrios, indistintamente, ya que su texto atiende a una realidad ajena a la que se vive 112 años después de su creación. Si bien dicho estatuto establece la prohibición en cuanto a la apropiación marcaria de un símbolo patrio, dicho impedimento lo es únicamente respecto del escudo y la bandera; No dejó la posibilidad de ampliar el amparo a otros símbolos, por lo tanto, la tutela es restrictiva. Adicionalmente, la norma es omisa en cuanto a impedimentos de uso para otros emblemas del Estado. Lo anterior se puede constatar en la redacción de los artículos 13 y 14 de dicho texto:

Artículo 13: “los particulares no podrán poner el Escudo Nacional en sus sellos privados, ni en marcas de comercio o de fábrica, ni en ninguna forma”.

 Artículo 14: “es absolutamente prohibido tomar los colores nacionales como marca de fábrica o comercio. Ni la Bandera Nacional ni la combinación de sus colores, ni el Escudo Nacional podrán en ninguna ocasión tomarse como distintivo o divisa de partidos o asociaciones políticas, literarias, comerciales u otras (…)”

 Aunado a lo que antecede, en la práctica el Estado no realiza labores de vigilancia en cuanto al uso de los símbolos patrios. Pero, aún y en el supuesto en que se llegara a determinar que hubo infracciones a la ley, dichas sanciones, particularmente las multas, son risibles.  El artículo 12 de la Ley 18 lo demuestra claramente, al indicar que la multa es de “100 a 500 colones o arresto de 8-30 días” a quien contravenga lo establecido en dicho artículo en cuanto a las potestades de uso del Escudo Nacional y la Bandera Nacional.

 Ahora bien, han existido algunos intentos de mejora a la Ley 18, tales como las reformas de los años 1.934, o 1.949 cuando se modificó el artículo 12[4]; también en 1.964 y en 1.995 cuando se anuló el artículo 15 por un voto de la Sala Constitucional[5]. Empero, no se han transformado aspectos mucho más trascendentes, de fondo, y acordes con la realidad del país. Para el año 2006, se presentó ante La Asamblea Legislativa un Proyecto de Ley denominada “Ley de Símbolos Patrios y Valores Cívicos”[6] el cual pretendía derogar la Ley 18 de 1906 e implementar una normativa mucho más completa en relación con la protección de los símbolos patrios, no obstante, dicho proyecto no prosperó.  Desde entonces y hasta la fecha, se ha ido engrosando la lista de símbolos patrios sin contar con la normativa adecuada y las iniciativas que permitan tutelar debidamente, estos bienes únicos del Estado.

  1. Ley 7978

A nivel de Propiedad Intelectual e Industrial, la Ley de Marcas y Otros Signos Distintivos[7] también establece una prohibición expresa en cuanto a la posibilidad de apropiación para fines particulares, de un símbolo patrio en una marca de fábrica o comercio. Esta ley no limita o restringe la custodia a determinados símbolos.

Sin embargo, al existir una zona gris en la Ley 18 en cuanto al uso de un gran número de los símbolos patrios, se presta para que se dé un uso abierto y hasta abusivo de aquellos emblemas nacionales.  Particulares optan por no iniciar un proceso de solicitud de registro ante El Registro de la Propiedad Industrial, de aquellas marcas que contengan los emblemas nacionales o rasgos de ellos, pues por razones obvias serían rechazadas ad portas. No obstante, SI utilizan dichas marcas temporalmente y en momentos de bonanza comercial, en un aprovechamiento de los vacíos legales y de los pocos o casi nulos controles que hay.

Consecuentemente, es urgente sensibilizar a la población y educarla, pues las conductas descritas van en detrimento de la valía del propio patrimonio nacional e identidad como ciudadanía.  Entender que no todo lo que se tiene al alcance es sujeto de explotación comercial y que existe un patrimonio común como nación, que merece el máximo respeto. En el tanto las leyes alcancen a la realidad, se debe procurar actuar pensando en el respeto a esos valores de la colectividad.

  • Convenio de Paris para la protección de la Propiedad Industrial

El Convenio de Paris[8] establece en su artículo 6ter las prohibiciones en cuanto al uso no autorizado de emblemas de los Estados miembros, y dentro de ellas las prohibiciones de uso, con la particularidad y la especialidad de que no se limitan la cantidad de símbolos patrios que ostentan tutela:

“Marcas: prohibiciones en cuanto a los emblemas de Estado, signos oficiales de control y emblemas de organizaciones intergubernamentales se establece lo siguiente: a) Los países de la Unión acuerdan rehusar o anular el registro y prohibir, con medidas apropiadas, la utilización, sin permiso de las autoridades competentes, bien sea como marcas de fábrica o de comercio, bien como elementos de las referidas marcas, de los escudos de armas, banderas y otros emblemas de Estado de los países de la Unión, signos y punzones oficiales de control y de garantía adoptados por ellos, así como toda imitación desde el punto de vista heráldico. B)  Las disposiciones que figuran en la letra a) que antecede se aplican igualmente a los escudos de armas, banderas y otros emblemas, siglas o denominaciones de las organizaciones internacionales intergubernamentales de las cuales uno o varios países de la Unión sean miembros, con excepción de los escudos de armas, banderas y otros emblemas, siglas o denominaciones que hayan sido objeto de acuerdos internacionales en vigor destinados a asegurar su protección. (…)” (el resaltado no es parte del original).

Sin embargo, en Costa Rica no es posible aplicar dicho artículo para la protección de los emblemas nacionales, dado que el país no ha solicitado internacionalmente, protección para los mismos. Esto afecta a la nación, no solamente dentro de sus fronteras, sino también extraterritorialmente, ya que terceros podrían estar utilizando y lucrado con la carreta típica, el teatro nacional, o bien el yigüirro, por citar algunos, y no existen actualmente los mecanismos ni medias para detener esto, en virtud de la ausencia del respectivo depósito de signos patrios a tutelar.

Uso de símbolos patrios en publicidad

Tanto la Ley que Regula el Uso de Símbolos Nacionales-Pabellón y Escudo como la Ley de Marcas y Otros Signos distintivos, prohíben la utilización de los signos patrios como marcas de fábrica o comercio. Sin embargo, no existe prohibición expresa en cuanto a la utilización de éstos en publicidad a modo de ilustración. En Costa Rica, ha sido una práctica común el uso de los colores de la bandera nacional y símbolos patrios en pautas publicitarias de empresas estatales y privadas; estos símbolos son sujetos de uso siempre y cuando se haga en el marco del respeto, las buenas costumbres y no se pretenda o se reclame en ninguna circunstancia, la titularidad desde el punto de vista de una marca comercial. Es así como, en virtud de la ausencia de ley expresa que regule el uso, y apoyados en el marco del Código de Autorregulación Publicitaria, [9]se utilizan los símbolos patrios sin mayor fiscalización.  El mencionado código, aborda el tema en su articulo 05 de la siguiente manera:

Artículo 5: La publicidad no podrá contener ninguna imagen, texto o sonido que ofenda o pueda ofender en forma seria o generalizada a un sector relevante de la población. Se deberá tener especial precaución para evitar ofensas con base en la raza, religión, género, nacionalidad, edad, orientación sexual o discapacidad física. Se respetará la intimidad de las personas. No se presentará la figura humana en situaciones indecorosas, deshonestas o agraviantes. Los anuncios publicitarios deberán respetar la dignidad de las instituciones y autoridades legítimamente constituidas y los símbolos nacionales. (el subrayado no es propio del texto original)

Dicha situación deja una puerta abierta para el favorecimiento de terceros mediante el uso de los emblemas nacionales. Comerciantes, empresas y particulares pueden publicitarse utilizando cualquier símbolo patrio, sea la bandera, la carreta típica, la guaria morada, sin incurrir en ilegalidades. Es así que debe recordarse lo que representan los símbolos patrios, tal y como se apuntó al inicio de este artículo, pues son ellos elementos que los países han creado con el fin de identificarse y diferenciarse de los otros países. Por lo tanto, no pueden ser utilizados indistintamente por terceros, sin control del Estado.

Conclusiones

  • Se requiere una reforma de la Ley que regula el uso de los símbolos patrios, así como la implementación de medidas de vigilancia con sanciones acordes.
  • Es también necesaria una campaña de educación y concientización de la ciudadanía en relación con el valor innegable del bien que se busca cuidar.

 

 

[1] https://es.wikipedia.org/wiki/Biodiversidad_de_Costa_Rica

[2] Costa Rica: Sus Símbolos Nacionales. Ana Patricia Pacheco Ureña, Ministerio de Cultura y Juventud, Centro de Investigación y Conservación del Patrimonio Cultural, 2010

[3] Ley 18 del 27 de noviembre de 1906, Ley que regula uso Símbolos Nacionales- Pabellón y Escudo-

[4] Ley 550 del 10 de octubre de 1949, en el cual se amplió la lista de funcionarios públicos que pueden utilizar el Escudo Nacional

[5] Voto 5115-95 de las 20:24 horas del 13 de setiembre de 1995

[6] Proyecto de Ley 16181 publicado en La Gaceta el Jueves 06 de Julio del año 2006

[7] Ley de Marcas y Otros Signos Distintivos, Ley 7978, artículo 07 inciso m)

[8] Convenio de Paris para la Protección de la Propiedad Industrial, ratificado mediante Ley 7484 del 28 de marzo de 1995

[9] El anteriormente conocido como Instituto Nacional de la Publicidad (INPUB), creó este código para que “la industria publicitaria pueda vigilarse a sí misma y regular el contenido de los mensajes publicitarios mediante estándares y criterios imparciales, equitativos e independientes; 2010

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.